Confirman que Genaro Fortunato murió por "aplastamiento de cráneo"

1

TREMENDO. Toda la escena se desencadenó después de una pelea entre la pareja. FOTO TOMADA DE MINUTOUNO.COM

El joven rugbista fue atropellado por su ex novia a la salida de un boliche, en San Rafael.

19 Sep 2017

MENDOZA.- Genaro Fortunato, el rugbier que murió atropellado por un auto conducido por su novia en la ciudad mendocina de San Rafael, tenía al momento del hecho más alcohol en sangre que la joven y ninguno de los dos había consumido drogas, informaron fuentes judiciales. También se confirmó que el joven murió por aplastamiento de cráneo.

"La pericia toxicológica practicada al joven rugbier mendocino Genaro Fortunato (25) arrojó que al momento del accidente se encontraba con un 1,8 de alcohol en sangre", precisó un informe judicial respecto a los datos de la autopsia.

Por su parte, a la imputada, Julieta Silva (29), "se le practicaron pruebas de aire expirado, las cuales arrojaron 0.7 y el examen toxicológico un 0.8 de alcohol en sangre", cuando el máximo permitido para manejar es de 0,5, añadió el resultado del estudio.

En tanto desde la Fiscalía informaron ayer a Télam que en "ninguno de ellos se constató el consumo de drogas".

Asimismo, la información oficial sobre la autopsia confirmó que la causa de muerte fue "aplastamiento de cabeza y cráneo", tal como lo había informado la fiscal Andrea Rossi cuando decidió imputar a la mujer por "homicidio agravado por el vínculo y alevosía".

El hecho ocurrió el sábado 9 de este mes alrededor de las 5, cuando Genaro y Silva se encontraban en el boliche "La Mona", ubicado en Hipólito Irigoyen y El Chañaral, en el sur de San Rafael, .

Según atestiguó un cuidacoche del lugar, el joven mantuvo una discusión en la puerta con la pareja, quien luego se retiró sola en su auto Fiat Idea y posiblemente, tras tocarlo con el auto, cayó al piso.

Según ya determinó la fiscal, Silva recorrió unos 150 metros, luego dio una vuelta en 'U' y regresó, momento en que "le pasó por encima" cuando el muchacho se encontraba sobre el asfalto.

Silva, alojada en la cárcel de San Rafael, declaró que regresó a devolverle un teléfono celular que el muchacho había dejado dentro del auto y que no vio el cuerpo de Fortunato en el piso aquella noche, que lo atropelló y mató en el acto.

Además, la joven afirmó que en ese momento no tenía los lentes que usaba para manejar por sufrir astigmatismo, algo que deberá aun ser probado por la investigación.

Con respecto a la reconstrucción del hecho frente al bar, fuentes judiciales señalaron que aún no tiene fecha asignada ya que se debe esperar el resultado del informe final de la pericia mecánica, "y no será esta semana".

En tanto se aguarda para los próximos días la decisión de una posible prisión preventiva, cambio de caratula o destino de la imputada, que dependerá del resto de las pericias. 

En Esta Nota

Violencia
Comentarios