Aldo Divarvaro lidera una "pandilla" cuya "especialidad" son las maratones

En la reciente Maratón Independencia, 35 personas corrieron juntas a lo largo de 42 kilómetros.

25 Jul 2018

Que 35 personas corran juntas una maratón, y que lleguen de la misma forma al final, no es algo común. Tampoco que ese grupo haga lo suyo cantando, dándose ánimo de manera permanente. Otra rareza es que los integrantes de ese grupo, al que dieron por llamar “Don Aldo y su pandilla”, son entrenados -de manera gratuita- por un atleta de 48 años, que recién hace cinco que se dedica a la especialidad. Todas esas cuestiones saltaron a la vista en la reciente Maratón Independencia.

El hacedor de tan particular experiencia se llama Aldo Divarvaro. ¿Quién es? “Soy contador y abogado. En mi juventud hice fútbol en la Liga Profesional Universitaria. Por mi trabajo, me fui a vivir a Santiago del Estero. Un día, un compañero de tareas, José Luis Coronel, me invitó a correr una maratón. Yo no tenía idea, así que él me preparó. Así fue que debuté en Buenos Aires en 2013, en la prueba que apoya Adidas. Fue durísimo, cometí todos los pecados de un principiante, es decir ir a buscar tiempos, competir con otros, hidratarme mal. Igual, pude terminar. Y desde entonces ya no paré.”

¿Cómo armó el grupo? “Hace tres años, uno de mis hijos, Giuliano, me pidió entrenarlo. Lo hice, invitando a otras personas a sumarse. Éramos cuatro. Y cuando se hizo la Maratón del Bicentenario, en 2016, ¡ya éramos 45!”

¿Por qué lo hace? “Porque correr me cambió la vida. Vivía acelerado y hoy veo las cosas desde otro ángulo. Esto para mí es devolverle a la sociedad algo de lo que me dio. Para formar parte, hay que mentalizarse en que cada uno es capaz. Y con un plan de entrenamiento, se llega.”


¿Qué siente cuando el grupo llega a la meta? “Es mi gran satisfacción. Ver a la gente llegar, sonreír, llorar por alcanzar el objetivo, es algo que no tiene precio.”

¿Cómo sigue esta historia? “Vamos a participar de la carrera ‘Batalla de Tucumán con el grupo. Se hará el 23 de septiembre, seguramente en Yerba Buena. Y en lo personal, apunto a estar en la ultramaratón de 48 horas en Las Termas, en 2019.”

Aldo hace de su pandilla una comunidad de atletas, que vive cada prueba con entusiasmo, movidos por una fe inquebrantable.

Carreras en grupo, y cantando

“Lo de correr todos juntos forma parte de un estilo que me gusta mucho para hacer este deporte. La idea es que yo vaya marcando el ritmo para que todos lleguen a la meta. Y, en carrera, es el propio grupo el que se va llevando. Sé que no es algo común, pero es algo que nos hace sentir bien”, contó Aldo Divarvaro sobre la forma de encarar de manera grupal cada competencia.


Lo de ir cantando es también parte de la mística del grupo. “Lo empezó a hacer Hugo Camino, que es militar retirado y propuso un fraseo propio del entrenamiento que él conoció cuando estaba en actividad. Me pareció que sumaba algo bueno al grupo y yo alenté el canto, además porque yo también soy subteniente de la reserva. No conozco otro grupo atlético que haga pruebas cantando. Para poder hacer esto, entrenamos mucho para no complicar la parte respiratoria. Además no se canta todo el tiempo; sólo lo hacemos por sectores, para insuflar ánimo a aquellos que se ven algo caídos.”

Además de Camino, le colaboran a Divarvaro en cada prueba Enzo Sánchez y Pablo del Pino. “Entre los cuatro armamos el esquema de trabajo”, contó.

Comentarios