Seis consejos para evitar que se esfumen tus datos de internet de tu celular

Los planes de telefonía son, en la mayoría de los casos, limitados en la cantidad de datos que ofrecen. Aprendé algunos tips para no consumirlos en aplicaciones y servicios que no deseás y para no quedarte desconectado antes de que termine el mes.

17 Jul 2018
1

Si antes el riesgo era pasarse de la raya con las llamadas y los mensajes de texto, a costa de pagar una fortuna en la próxima factura o quedarse incomunicado, ahora el tema está en administrar los datos. Para el que no sepa: cuando hablamos de los datos nos referimos a la cantidad de gigabites (GB) que cada plan de telefonía incluye en el abono, que suele ser de 1, 2 o 3 GB para un usuario promedio. Navegar por internet, ver videos en YouTube, recibir y enviar contenido por WhatsApp... todo eso consume datos, del mismo modo que antes consumíamos minutos de llamadas.

Desde el momento en que están encendidos, los teléfonos inteligentes usan datos para diferentes funciones y servicios, incluso cuando el usuario no se esté dando cuenta. Y ahí está precisamente el secreto para que los datos no se esfumen de nuestra cuenta: llevar un control de cuáles aplicaciones consumen más, por qué y cuándo. En esta guía, aprendé a monitorear el consumo y prevenir que internet te abandone en pocos días.

1- Activá “Ahorro de datos” de Google Chrome. Si usás un teléfono con Android, lo más probable es que uses el navegador de Google, el Chrome. Si es así, aprovechá la función “Ahorro de datos”, que comprime la información y hace que las páginas se carguen más rápido, y permite ahorrar datos. Para activar la opción, dentro de Chrome: Ajustes > Ahorro de datos > Activar. Como desventaja, es posible que algunas páginas no se carguen o que ciertas imágenes se vean borrosas, pero si estás ajustado con los datos es una buena alternativa.

2- Actualizá las aplicaciones sólo con Wi-Fi. Las apps están continuamente actualizándose y a veces lo hacen incluso cuando estás conectado a la red celular. Chequeá que sólo se actualicen cuando estés conectado a una red Wi-Fi. En iPhone, hacelo en Configuración > iTunes Store y AppStore > desmarcar la casilla ‘Usar datos celulares’. En Android, Ajustes de Google Play > seleccioná la opción de actualizaciones automáticas y marcá que se hagan sólo a través de wifi.

3- Usá un bloqueador de publicidades. Entre los grandes negocios de internet está la publicidad y, más allá de lo molesto que pueda ser que aparezcan ventanas emergentes, todas esas publicidades consumen tus datos. Hay varias aplicaciones denominadas “adblock” o “adblocker” para frenar las publicidades y ajustar el consumo involuntario de datos por esta vía.

4- Monitoreá las aplicaciones que más consumen. Los dispositivos registran cuánto gastan clas aplicaciones, por lo que podés revisar de tanto en tanto por dónde se escapan los datos y decidir qué hacer con esas apps. En Android entrá a Ajustes > Conexiones > Uso de datos > Uso de datos móviles. Ahí aparecerá el listado, ordenado por las aplicaciones con mayor consumo. En iOS, buscá Configuración > Datos celulares. Ahí aparece la lista de aplicaciones instaladas, solo que ordenadas alfabéticamente. En ese mismo apartado se puede qué aplicaciones usan datos celulares (de tu plan) y cuáles funcionan solamente conectadas a Wi-Fi

5- Ojo con la app de Facebook. Es una de las que más datos consume, y lo hace aún cuando no estás navegando por esa red social. Si no tenés problemas con acceder desde el navegador del teléfono o desde una computadora, podés borrar la aplicación y ahorrar varios gigabites de tu plan.

6- El segundo plano. Esta función permite que las aplicaciones se refresquen aún cuando no accedemos a ellas. Es cómodo, pero esfuma los datos. En Android, podés desactivarla en Ajustes > Uso de Datos y apagar la actualización en segundo plano. En iOS, lo podés hacer en Configuración > General > Actualización en segundo plano.

Comentarios