El discurso del presidente Macri por el 9 de Julio y los 10 mensajes que dejó

El acto que encabezó el mandatario en la Casa Histórica se extendió durante 34 minutos.

10 Jul 2018
1

EN LA CASA HISTÓRICA. Macri encabezó el acto principal en Tucumán. FOTO DE JORGE OLMOS SGROSSO

“Hace dos años celebramos el Bicentenario. Ese día les dije que el tercer siglo de la vida nacional debía ser el del diálogo, el de la concordancia, el de la paz, el de la unión y el de la libertad. Que los argentinos de hoy seamos recordados como una generación de palabra, que vivió en la verdad y que tuvo la grandeza de dejar atrás los enfrentamientos, y se puso a trabajar en equipo por este país y su gente”.

1- Mauricio Macri retomó las palabras que pronunció durante la celebración de los 200 años de la Declaración de la Independencia. Aquel 2016, Macri vino por primera vez a Tucumán para encabezar, en su condición de presidente, los festejos oficiales del 9 de Julio. Al año siguiente, el jefe de Estado faltó a la cita porque estaba en una gira oficial en Europa y la vicepresidenta Gabriela Michetti ocupó su lugar.

Análisis: Macri y Manzur se dieron el gusto de disfrutar de la fiesta patria

“Todos tenemos en nuestra cabeza la imagen de aquel 9 de Julio de 1816. La imagen de un grupo de hombres heroicos que decidió independizarse de España en esta Casa de Tucumán. Es una imagen real, pero le falta una parte muy importante, que, a la hora de contar la historia sobre cómo se construyó la Argentina, fue omitida o minimizada. Estoy hablando de las mujeres valientes, tenaces y heroicas que decidieron sumarse a la Revolución, y hacer su aporte para cambiar la historia para siempre. (...) Quiero ratificar el compromiso con la igualdad que asumí el primero de marzo en la apertura de las sesiones del Congreso Nacional. Pido a toda la dirigencia que saldemos esta deuda que no puede seguir postergándose más”.

2- Fue el giro más llamativo del discurso de ayer, y un guiño para la agenda que, entre otras medidas, incluye la discusión de un proyecto de ley para igualar los salarios de trabajadores y trabajadoras. Macri dedicó “el cumpleaños de la patria” a la mujer, que en el presente está en el centro del debate público por la discusión en el Senado de la iniciativa para la interrupción voluntaria del embarazo, que tiene media sanción de la Cámara de Diputados.

Las voces que se escucharon en Tucumán durante la mañana soleada del 9 de Julio

“Estamos pasando una tormenta fruto de muchas circunstancias. Entre ellas, temas de nuestra propia gestión, de los mercados externos y de las políticas tomadas por los gobiernos anteriores. Pero debemos tener confianza porque sabemos a dónde vamos y cómo vamos a lograr las metas que nos hemos impuesto. Comparto las angustias del momento, pero estoy seguro de que vamos a llegar a un país donde todos podamos realizarnos. Hay que entender que pueden cambiar los factores, como cambia el clima en la navegación, pero el rumbo del barco está claro: sigue siendo el mismo. De todas maneras, reparar los daños que causó la tormenta no puede ser la razón de ser del Gobierno. Nosotros estamos aquí para construir de una vez por toda una Argentina diferente”.

3- El Presidente no esquivó la coyuntura económica delicada e hizo autocrítica. El gradualismo al que tanto había apostado el Gobierno “murió” en abril, cuando la corrida cambiaria corroboró que el mercado rechazaba el modelo económico argentino y corría a refugiarse en jurisdicciones más seguras. Se abrió el período más difícil para la gestión de Cambiemos: en los últimos dos meses, Macri se vio obligado a pedir auxilio al Fondo Monetario Internacional, y a hacer una remodelación interna que incluyó la jerarquización del Ministerio de Hacienda; la sustitución de dos ministros (Francisco Cabrera y Juan José Aranguren) y la salida del presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger. En el medio, la moneda local se depreció en forma espectacular y el dólar llegó a valer $ 30 (la semana pasada bajó hasta los $ 29, nivel que fue festejado como una señal positiva). En el cimbronazo incidieron el aumento de tasas de Estados Unidos, la sequía y el incremento del precio del petróleo. La modificación de las condiciones obligó a sincerar la inflación y a plantear un programa de contención del gasto público sin precedentes en la historia argentina.

La homilía bajo la lupa: los seis mensajes que envió Carlos Sánchez

“El cambio está empezando a producir resultados. Y pronto veremos cómo estos crecen”.

4- Macri citó como ejemplos esperanzadores la reinauguración del frigorífico Mattievich en Carcarañá (Santa Fe), que había permanecido cerrado durante siete años; la renovación de 500 km de vías del tren Belgrano Cargas en Chaco; el reingreso del limón tucumano a Estados Unidos después de 17 años de gestiones, y la apertura de un centro comunitario NIDO (Núcleo de Inclusión y Desarrollo de Oportunidades) para jóvenes en Basabilvaso (Entre Ríos).

“Tenemos que apostar a todo lo que podemos lograr, como lo hacen los emprendedores y los que conducen las pymes a diario en algún rincón de nuestro país (...) Cuando me reuní con ellos la semana pasada les dije que trabajemos juntos por su crecimiento (...). Por eso también estamos apostando al enorme potencial que tenemos en Vaca Muerta”.

5- El jefe de Estado “mimó” a los pequeños y medianos empresarios, un sector castigado por los aumentos de tarifas y de las tasas. También recordó el futuro de riqueza energética que promete el yacimiento neuquino Vaca Muerta.

Al final, Macri tuvo su desfile patrio en Tucumán

“Sólo la continuidad del esfuerzo nos va a llevar hacia esa Argentina que merecemos. Por eso convoco a todos, en especial a los dirigentes de este país, a que hagan su aporte desde la sensatez, la racionalidad y el profesionalismo”.

6- El discurso subrayó la sanción por unanimidad de la Ley Justina para el trasplante de órganos y la aprobación en Diputados del proyecto de integración de barrios populares, que debe ser tratado en el Senado. “Estas son las cosas que pasan cuando dialogamos”, dijo Macri.

9 de Julio: un chocolate en una plaza sin vallas pero con algunos “llevados”

“Trabajemos hombro como hombro para superar la historia de crisis recurrentes que nos lastimaron durante 70 años. (...) En ese contexto quiero pedir el aporte de los empresarios. El mundo ya nos ha demostrado su apoyo: ahora es necesario que lo hagan también los empresarios. Sepan que de este lado ya no hay un Estado que no los va a acompañar sino todo lo contrario. (...) Este Estado no cambia las reglas de juego, ni aún en las tormentas, porque es fundamental que haya previsibilidad y la posibilidad de apostar en grande a largo plazo”.

7- El Presidente exigió la colaboración a empresarios y, sutilmente, les recordó las diferencias con el Estado kirchnerista. La idea de que no hay cambio de reglas remite a la decisión de mantener la reducción a las retenciones aplicadas a las agroexportaciones.

El gauchaje ya tiene perfume de mujer en Tucumán

“Los sindicalistas y los movimientos sociales saben el esfuerzo que hemos hecho y seguiremos haciendo para que este camino de transformación tenga los menores costos para todos. Y también quiero convocar a los gobernadores para que colaboren desde su lugar para que el presupuesto del año que viene sea ordenado y que así podamos ir terminando el déficit fiscal, que no es ni más ni menos que poder vivir como lo hacen las familias argentinas, con los recursos que tenemos.”

8- El Presidente convocó a los líderes que expresan mayor descontento con su gestión. Y anticipó que durante este segundo semestre se pondrá en juego la posibilidad de armar un presupuesto ajustado a los compromisos asumidos con el Fondo Monetario Internacional, que necesariamente implicará un esfuerzo por parte de las provincias.

“Es hora de retomar la marcha. No nos quedemos a medio camino. El país que queremos no es una abstracción. Lo hacemos entre todos cada día con lo que pensamos, decimos y, fundamentalmente, hacemos. Aquí no hay espectadores. Todos somos protagonistas. Queremos un país de diálogo, dialoguemos. Queremos un país con valores, pongámoslos en práctica. Queremos un país donde se diga la verdad, digámosla y seamos transparentes. Los invito a reflexionar si es cierto que con nuestras palabras y acciones sumamos para el país que queremos o si, por lo contrario, sumamos al país que ya no queremos más”.

9- Los cuestionamientos actitudinales quedaron para el final. Así como antes había ensayado una autocrítica, y había afirmado que los mesías no existen y no funcionan porque sólo hay futuro para quienes trabajan en equipo, al término de su alocución en la Casa Histórica cuestionó el “doble discurso” ajeno y llamó la atención sobre la importancia de sostener las palabras con los actos. La reflexión pudo haber estado dirigida a sus rivales políticos, en especial, al peronismo, pero también a sus aliados de Cambiemos, la Unión Cívica Radical y la Coalición Cívica, que en los últimos días ventilaron sus diferencias con inusual virulencia.

“Nuestro espíritu es incansable, rebelde, valiente porque nos hemos levantado mil veces. Todo el esfuerzo que estamos haciendo juntos vale la pena. Sigamos adelante. (...) Depende de nosotros. Y lo vamos a lograr juntos. Depende de nosotros. Y lo vamos a lograr juntos. ¡Viva la patria! ¡Viva la patria!”

10 -Macri optó por dejar un pensamiento positivo. “Depende de nosotros. Y lo vamos a lograr juntos. Depende de nosotros. Y lo vamos a lograr juntos”, arengó antes de despedirse.

Comentarios