El gauchaje ya tiene perfume de mujer en Tucumán

La fecha patria vivida desde los ojos de una mujer gaucha, que decidió fundar su propia agrupación, “Mujeres Tradicionalistas”. Sandra Rodríguez promueve la figura de la mujer y destaca que es el eje de la familia.

10 Jul 2018

No siente frío ni hambre, a pesar de que un par de mates amargos es lo único que alcanzó a tomar en todo el día. Lleva seis horas de espera en el parque 9 de Julio. Es el desfile patrio más largo de su vida. Pero está feliz. Su agrupación encabeza el paso de los gauchos que vienen por detrás. Se acomoda el poncho y lo tira por detrás de sus hombros para que luzca la camisa blanca y la pollera larga, del mismo color que el poncho: marrón claro como la tierra tucumana y bordó como la sangre que derramaron los héroes de la Independencia. Ya es su turno. “¡Ahora, chicas!” Y avanza con el mentón arriba Sandra Rodríguez, fundadora de Mujeres Tradicionalistas, la primera agrupación femenina que conoció el gauchaje tucumano.

Adelante va la imagen de la Virgen de la Merced, patrona de todas las agrupaciones gauchas. El gobernador Juan Manzur junto a sus ministros aplauden en el palco, desde el mediodía. Ninguna autoridad se ha movido, salvo el presidente Mauricio Macri, hasta que se esconde el poco sol que hay. Tampoco la multitud, que se agolpa a lo largo de 10 cuadras por la avenida de Los Próceres, con banderas argentinas y globos con la leyenda “orgullosos de ser tucumanos”.

Los espectadores viven de emoción en emoción. Muchos aplauden con lágrimas en los ojos el paso de los veteranos de Malvinas. De allí pasan a la sorpresa, cuando se acercan las carrozas como las del Ciidept, con sus robots o sus grandes dinosaurios. O como la de la municipalidad de Graneros, con un gaucho cocinando asado al lado de un corral con ovejas vivas. El gaucho corta un pedazo de carne y se lo ofrece al gobernador, que celebra exhibiéndolo con el brazo en alto.

Alrededor de 2.000 alumnos de todos los niveles ofrecen, por grupos, una pequeña muestra de lo aprenden. Los maestros de música van cantando una baguala al ritmo de sus bombines. Los alumnos de Educación Física caminan jugando al volley y haciendo demostraciones con cintas y aros de colores.


El gobernador va “almorzando” las empanadas que convida la carroza de Famaillá, las empanadillas con dulce de batata que ofrece Simoca y los quesos que reparte la carroza de Tafí del Valle. El público ubicado frente al palco también degusta todo tipo de comidas típicas.

Lágrimas en la víspera

El corazón de Sandra viene emocionado desde el domingo por la noche. Como es la costumbre, en víspera del 9 de Julio, las agrupaciones gauchas - que en Tucumán son alrededor de 80-, acompañan la imagen de la Virgen de La Merced de la basílica hasta la Casa Histórica, donde se canta el Himno Nacional y se espera la medianoche. “En esos momentos las lágrimas me corren, no lo puedo evitar”, sonríe Sandra. Para ella, decir Patria es lo mismo que “familia”. “No sólo porque los gauchos ven el mundo en comunidad, en familia, sino por mi propia historia”, dice.

“Gabriel es mi único hijo. A los nueve años se le despertó una epilepsia refractaria que derivó en un autismo. Ya no podía ir a la escuela. Por eso lo llevaba a la finca de la agrupación gaucha Batalla de Tucumán, donde iba mi hermano, para que juegue con otros chicos. A Gaby le encantaban los caballos. La psicóloga me advierte que mi hijo había mejorado muchísimo gracias al animal y me propone que le compre uno. Así apareció Vicente, un peruano de seis meses que hasta hoy es su gran compañero. Mi hijo ya tiene 24 años y su mayor alegría es ensillar su caballo. Mi marido, que es policía, y yo terminamos enamorados de la vida de campo”, cuenta con ojos inundados. Sandra vuelve a sonreír: “la mujer es el eje de la familia, por eso fundé esta agrupación, para que sea protagonista”.


Bocadillos patrios

RECUERDO DEL ARA SAN JUAN .- Familiares y amigos de las víctimas del Ara San Juan estaban presentes en el desfile. Se mostraron en una enorme maqueta del submarino, con una bandera argentina con la inscripción “Familia Mealla” .

VISITA DE SALTEÑOS.- Un contingente de 25 gauchos del Fortín Martina Silva de Gurruchaga, heroína salteña, estuvo presente en el desfile con sus ponchos rojos. Carlos Estrada y Eduardo López contaron que su agrupación cumple 25 años.

ROSTRO DEL GOBERNADOR.- La carroza de Aguilares circuló con un popurrí de actividades. Entre las bailarinas de los cursos estaba el pintor Patricio Elías Carreño, que le regaló al gobernador un retrato de su autoría. Juan Manzur se sorprendió al verlo y lo levantó en alto como hizo con muchos otros regalos que recibió. Muchos opinaban que se trataba de un retrato muy realista.

LEY DE EQUINOTERAPIA.- El pedido de la provincia tenga una ley de promoción de la equinoterapia estuvo presente en carteles que llevaron la asociación de equinoterapia y también las Mujeres Tradicionalistas de Tucumán.

CENTRO EDUCATIVO TRANS.- Por primera vez desfilaron alumnos del colectivo trans (Cetrans). Un grupo de más de 20 estudiantes de distintos géneros participaron del desfile con una chica trans abanderada y dos escoltas. Se trata del Centro de Educación Trans.

ESTUDIANTIL G21.- Alumnos de todos los niveles, desde el jardín de infantes que participaron del Gabinete Estudiantil desfilaron con distintos carteles que decían: “soy gobierno” y “superando barreras”.

EDUCACIÓN DE ADULTOS.- Los alumnos mayores caminaron con un cartel que rezaba: “nunca es tarde para estudiar”.

Comentarios