La oposición frenó la designación de "Nicky" Caputo como cónsul honorario de Singapur

En la madrugada, el kirchnerismo dejó sin nombramiento oficial al "amigo de toda la vida" de Mauricio Macri.

05 Jul 2018

En plena madrugada, la oposición alteró los planes del oficialismo. El Frente para la Victoria dejó sin nombramiento oficial a Nicolás Caputo, el "amigo de toda la vida" del presidente Mauricio Macri, como cónsul argentino en Singapur.

Alrededor de las 3 de la madrugada y al final de una sesión que contó con el respaldo unánime a varias iniciativas legislativas, el bloque de Cambiemos intentó aprobar la designación de un listado de 32 cónsul honorarios, donde también figuraba Caputo, informó el diario "Ámbito".

"Estamos dispuestos a aprobar 31, pero no el de Nicky Caputo. No podemos darle estas ventajas al amigo de la vida del Presidente", se quejó el diputado del Frente para la Victoria, Guillermo Carmona, y actual vicepresidente 1° de la Comisión de Relaciones Exteriores y Culto, que se ocupa de las nominaciones.


Los nombramientos honorarios deben ser ratificados por ambas Cámaras del Congreso, si los funcionarios designados no son nacidos en los países que representan. En noviembre de 2017, el pliego del padrino de boda de Macri se aprobó a libro cerrado, pero este jueves encontró su rechazo en Diputados.

Sentado en primera fila, Nicolás Caputo fue testigo de Mauricio Macri en el casamiento con Juliana Awada. Ahora, se ocupa de facilitar el comercio y las inversiones entre el sudeste asiático y la Argentina.

Los cónsules honorarios cuentan con beneficios como exenciones impositivas, el uso de la "valija consular" y hasta una "deferencia debida" en la Justicia. Por ejemplo, cuando se instruye un procedimiento penal contra un funcionario consular honorario, éste debe comparecer ante la Justicia, pero las diligencias deben practicarse "con la deferencia debida a ese funcionario por razón de su carácter oficial, de manera que se perturbe lo menos posible el ejercicio de las funciones consulares".

Ante la negativa del FpV de tratar el pliego y la amenaza de retirarse del recinto, el presidente de la cámara baja, Emilio Monzó, alertó a los presentes por inevitable falta de quórum para sostener la sesión, lo que finalmente ocurrió tras la maniobra del kirchnerismo: solo 115 diputados se quedaron en sus bancas, unos 14 menos de lo necesario. "No habiendo más temas que tratar, lamentablemente se da por terminada la sesión", cerró Monzó.

Comentarios