¿Síndrome de Estocolmo? Mathías Abero será el segundo de Atlético

El defensor que amargó al “Decano” en el minuto 94 del último partido con Rafaela, se sumará a la pretemporada en Salta.

30 Jun 2018
1

UNO MÁS. A partir del lunes, Atlético tendrá un jugador más en su plantel: se trata de Mathías Abero, un lateral izquierdo que supo marcarle un agónico gol con Atlético de Rafaela y ahora defenderá los colores de Atlético. El jugador viajará directamente a Salta. la gaceta / foto de Analía Jaramillo

El nombre del segundo refuerzo “decano” en el mercado de pases, no le dice mucho al hincha: Mathías Abero. Ni siquiera advirtiendo sobre la hache intermedia en un nombre tradicional. Quizás si traemos a la mesa una fecha, empiecen a sonar algunas campanas: 13 de mayo de 2017. ¿No? ¿Tampoco? Bueno, habrá que ser más específico: ese día, Abero le hizo un golazo (para su estatura) de cabeza a Atlético con el que lo terminó venciendo agónicamente y dejándolo con un punto menos que los 69 que tendrá en la tabla del promedio.

El lateral izquierdo nacido en Montevideo, Uruguay, pertenece a Tigre, club con el que tiene un año más de contrato. El lunes viajará a Buenos Aires a rescindir ese contrato e inmediatamente, volará hacia Salta para sumarse a los trabajos de pretemporada.

“¿Justo al que nos amargó venimos a traer?”, pensará el fanático, pero este tiene que saber que no será ni el primer ni el único caso en el fútbol. Todo lo contrario, los refuerzos que supieron hacerle goles a su nuevo club es una práctica muy común. Una especie de “síndrome de Estocolmo” (cuando el secuestrado se siente identificado, atraído y hasta bien acompañado por su secuestrador).

En el caso particular de Atlético hay varios ejemplos. Quizás el más emblemático sea el de Jorge Salteño. En 2006 jugaba para Unión Sunchales y en los playoffs del Argentino A, se hizo un festín en el Monumental, anotando dos goles y eliminando a Atlético.

¿Qué pasó en la temporada siguiente? Saldaño estaba jugando para Atlético. El experimento no salió tan bien puesto que Saldaño nunca pudo mostrar lo que había mostrado en Sunchales.

Los dirigentes anticiparon que entre hoy y mañana habrá más novedades de fichajes. Mario Leito quiere más refuerzos.

El delantero Diego Ruiz también puso triste a Atlético con sus goles vistiendo la camiseta de Ñuñorco y con la llegada de su ex entrenador Jorge Salas al club, también pasó de enemigo a amigo. Ahí la apuesta salió perfecta: ambos tuvieron muy buenas participaciones.

Otra apuesta que salió bien fue la de Fernando Robles que supo amargar al “Decano” con Gimnasia y Tiro de Salta y luego formó parte de buenos equipos “decanos” y haciendo los suyos. Leandro Zárate le hizo goles con Ben Hur de Rafaela en el Argentino A y también, a la siguiente temporada, estaba en Tucumán.

Los ejemplos no faltan. Abero será uno más.

Comentarios