Una reunión altamente simbólica

13 Jun 2018

Steve Holland, Jack Kim y Soyoung Kim - Agencia Reuters

El presidente estadounidense, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong Un, mantuvieron una reunión altamente simbólica en la que el mandatario de Washington hizo una concesión sin precedentes a Pyongyang: manifestó que detendría los ejercicios militares conjuntos con Corea del Sur. Ambos líderes sonrieron y se dieron la mano antes de comprometerse en una histórica cumbre bilateral a trabajar por la completa desnuclearización de la península coreana. EEUU prometió además garantizar la seguridad de su viejo enemigo.

El encuentro en Singapur, el primero entre un presidente estadounidense y un líder norcoreano, contrastó fuertemente con la catarata de pruebas nucleares y de misiles de Pyongyang y los duros intercambios de insultos entre Trump y Kim del año pasado, que habían despertado el temor a una guerra. Sin embargo, el comunicado firmado por ambas partes dio pocos detalles sobre cómo evolucionará la relación.

Teniendo en cuenta varias promesas previas de desnuclearización de Corea del Norte, muchos analistas dudaban de cuán eficaz había sido Trump en lograr su meta de eliminar el arsenal nuclear “muy sustancial” de Pyongyang.

En una conferencia de prensa más tarde, Trump hizo un sorpresivo anuncio que seguramente impactará en Corea del Sur y Japón -que dependen de un paraguas de seguridad estadounidense-, al decir que detendría los ejercicios militares que Washington realiza regularmente con Seúl por ser caros y “muy provocativos”. Corea del Norte ha pedido durante mucho tiempo que se acaben.

La cumbre le dio presencia internacional a Kim, uno de los líderes más aislados del mundo cuyo gobierno está sancionado por Naciones Unidas por sus programas de misiles balísticos y nuclear.

El Gobierno de Trump dijo reiteradas veces antes de la cumbre que Washington apuntaba a medidas para que Corea del Norte desmantele de manera total, verificable e irreversible un programa atómico que está lo suficientemente avanzado como para implicar una amenaza para EEUU. Pero varios expertos dijeron que el encuentro fracasó en asegurar un compromiso concreto de Pyongyang al respecto.

Comentarios