Cuatro historias detrás de la masiva marcha por las dos vidas

Lo que dejó la manifestación que comenzó en el Monumento al Bicentenario y terminó en la plaza Independencia.

11 Jun 2018
1

La marcha se realizó 72 horas al debate que se realizará en el Congreso. LA GACETA/FOTO DE DIEGO ARÁOZ

Miles de tucumanos llegaron ayer desde todos los puntos de la provincia para dejar en manifesto su postura para rechazar el aborto, días antes de que comience el debate en la Cámara de Diputados. A lo largo de la marcha “Salvemos las dos vidas” se contaron historias impactantes:

UN MILAGRO
“Sólo me importaba la vida de mi hija”


“Fue un embarazo muy complicado. A los cinco meses ya parecía que la iba a perder a mi hija. Estaba más en el sanatorio que en la casa. Pero a mí sólo me importaba la vida de mi bebé” dice feliz Nancy del Valle Delgadino, de Villa Mariano Moreno. Está con su hija Isabel Figueroa (26 años), a quien no deja de abrazar. La joven tiene neurofibromatosis de órbita derecha y cinco cirugías en su pasado. “La Virgen me ayudó. El día del parto yo sentí que unas manos se apoyaban en mi vientre y fue entonces cuando nació mi hija, fue un parto sin dolor”, cuenta emocionada.

CON UNA MISIÓN
Flor vino al mundo para sembrar amor y unión


En la familia de los Von Büren, Flor es una más. Los ocho hermanos están pendientes de ella. Germán (18 años) empuja el coche, Helena, Isaías y Luisito no la pierden de vista. “Somos su hogar de tránsito. Flor tiene cuatro años y estaba en la Sala Cuna, también en el hospital largo tiempo. Tiene parálisis cerebral”, explica Guillermo el papá. Raquel Terán, la mamá, sonríe con dulzura. “Ella ha venido al mundo con una misión muy grande. Ella tiene el don de despertar el amor en todos los que la conocen”, dice esta mamá del corazón. Flor pronto será dada en adopción.

MÉDICOS
“Sí a la vida”, “no cuenten conmigo”


Los médicos se distinguieron por sus delantales blancos. Se ubicaron en las veredas altas de la zona conocida como el Alto de la Lechuza. Más de 200 profesionales, entre médicos y enfermeras se dieron cita en la marcha para expresar su posición a favor de la vida. Cabe recordar que el consejo directivo de la Facultad de Medicina de la UNT en sesión extraordinaria se pronunció en favor de la vida. “Los médicos hemos sido formados para salvar vidas, no para matarlas” rezaba un cartel que empuñaba una joven médica.

ECO EN VIVO
Miles de ojos espiaron al bebé dentro del vientre


“Esta es la ecografía más emocionante de mi vida”, dice casi entre lágrimas el doctor Roberto Spelzini. “Aquí se ven las cuatro cavidades del corazón, esta es la cabecita...Miren, nos está sacando la lengua”, se sorprende mientras va mostrando las imágenes que entrega el ecógrafo en dos pantallas gigantes. La bebé se llama Sarita y tiene entre cuatro y cinco meses de gestación. Después hace una segunda ecografía, a una mamá de 14 semanas. “Miren como se chupa el dedo, tiene la boca entreabierta”, cuenta. El público se maravilla al ver como late el corazón”.

Comentarios