Don Timoteo Gordillo

Un pionero de los caminos y del transporte

TIMOTEO GORDILLO. En tiempos de las diligencias, notó que los caminos daban demasiadas vueltas.  TIMOTEO GORDILLO. En tiempos de las diligencias, notó que los caminos daban demasiadas vueltas.

El riojano Timoteo Gordillo (1814-1894) fue un auténtico pionero del camino y del transporte en la Argentina, en la época de las mensajerías o diligencias. Cuando fue nombrado Inspector Nacional de Postas y Caminos, partió de Rosario en viaje de inspección a Córdoba, Santa Fe, Jujuy, Santiago del Estero, Tucumán y Salta. En “Campo argentino” (1944), el tucumano Pablo Rojas Paz narra sus peripecias.

Gordillo notó que los caminos daban demasiadas vueltas, agravando los gastos oficiales en las diligencias y aumentando sin necesidad las incomodidades del viajero. Entonces, “persuade y convence a los pobladores de la conveniencia de los caminos rectos, y los incita que sean ellos mismos quienes retiren los cercos y marquen los trechos”. Así, con la ayuda de vecinos, pudo realizar “su gran idea”, de “acortar en 43 leguas la distancia entre Tucumán y Santiago del Estero, y la de Salta a Tucumán en 25 leguas”.

Publicidad

Narra el mismo Gordillo que, “en Burruyacu, coloqué a don Zenón Arias como maestro de posta y lo habilité con dos mensajerías para llevar pasajeros y correspondencias a Salta, poniendo él los caballos y tomando para él el beneficio que sacara del negocio”.

Cuenta que en uno de sus viajes, en Monteros, “se encuentra con un niño, Julio Argentino Roca, y le sorprende la claridad y agudeza de su inteligencia. Del mismo modo, encuentra en Salta a un niño llamado Eduardo Wilde, y se los trajo a ambos a estudiar al Colegio de Concepción del Uruguay a costa suya. De tal modo, no sólo era un hombre de empresa, un zapador del porvenir, sino también una fina sensibilidad, que contribuyó a formar personalidades de trascendente intervención en la historia de nuestro país”.

Publicidad
Tamaño texto
Comentarios