El lenguaje de la robótica llegó para quedarse

La capacitadora Lucía Bertola habló del nuevo rol de la escuela y del desafío que implica para los docentes.

13 May 2018

Cada vez más escuelas estatales y privadas de la Argentina suman la robótica como eje transversal. El objetivo no se agota en la programación, lo más importante es la transmisión del “lenguaje computacional” que será el sustrato del nuevo modelo de escuela que se impone a partir de la tecnología. Las empresas dedicadas a “robótica educativa” llegan a los colegios con proyectos armados, con insumos tecnológicos y capacitación específica para los docentes.

La frase “la tecnología nos lleva puestos” no puede ser más real cuando hablamos de educación. El mundo ha cambiado antes de que la escuela pueda hacerlo, reconoce Lucía Bertola, coordinadora pedagógica de la empresa Robot Group, que vino a Tucumán a instalar el proyecto “Tecnobot” en los niveles primario y secundario del instituto San Miguel. La empresa no sólo fabrica los kits de robótica educativa sino también capacita a los docentes para que puedan usarlo en el aula. Robot Group es la misma firma que en alianza con el ministerio de Ciencia y Técnica tiene el proyecto Robótica y Tecnología para Educar del Consejo Federal de Ciencia y Tecnología (Cofecyt).

- ¿En qué consiste este nuevo lenguaje computacional?

- El proyecto está pensado para desarrollar las habilidades blandas en los alumnos: el pensamiento crítico, la capacidad para discutir y exponer sus ideas, la resolución de problemas, el trabajo en equipo y el análisis de cada situación. Es decir que el proyecto no muere en aprender a programar sino que lo que queremos es enseñar otro lenguaje, porque no sabemos a qué se van a dedicar los chicos cuando terminen la escuela. La tecnología avanza muy rápido y si nosotros les enseñamos únicamente a usar un programa va a quedar obsoleto en unos meses, entonces lo que se enseña con robótica son habilidades de trabajo, que no son más que habilidades sociales para que puedan moverse en cualquier ámbito.

- ¿En qué medida es un conocimiento transversal?

- Está pensado para que se aplique no sólo en la hora de Tecnología sino para Matemática, Lengua, Ciencias Sociales y en cada asignatura.

- ¿Qué contiene el proyecto?

- Incluye equipamiento de robótica cada tres chicos para que trabajen en equipo, capacitación para los docentes y libros. Los robots están dedicados a alumnos de los tres primeros años de la secundaria. Los chicos aprenderán a darles órdenes, adquirir la lógica de programación, trabajar en equipo...

- ¿Este nuevo lenguaje va a cambiar la forma de enseñar?

- La escuela dejó de ser un lugar donde los chicos encuentran todo el conocimiento, porque entran a Gloogle y lo consiguen más rápido. La escuela es menos atractiva que un celular, por eso tiene que renovarse y plantearse cómo ser el lugar donde los chicos encuentren las herramientas que les permitan enfrentar el mundo tecnológico donde ellos ya están inmersos. Porque no es lo mismo buscar información que tener criterio para identificar las fuentes de esa información. A través de la robótica, la enseñanza se hace mucho más creativa y atractiva y sobre todo permite que los chicos sientan que no están tan alejados de lo que ellos hacen por fuera de la escuela.

- ¿A muchos docentes les cuesta sumarse al tren de la tecnología? ¿Piensa que es una cuestión generacional?

- No, yo creo que algunos se sienten cómodos con lo que enseñan y cambiar el método es una movilización. Mucho más porque el docente tiene mucha exigencia dentro del aula y pedirle que cambie su metodología de trabajo es todo un tema. Es comprensible el rechazo o el miedo que se puede presentar. Por eso no vendemos equipamiento sin capacitación y sin los libros. Además, quedamos conectados en forma virtual.

- Muchos docentes dicen: “los chicos ya saben tecnología ¿qué les puedo enseñar yo?”

- Es lógico que los chicos sepan usar la tecnología y que con ella aprenden más rápido porque nacieron en ese mundo. Pero no está mal aprender con los alumnos. El docente ya no debe ser la fuente del saber sino que debe acompañar al alumno para que haga su propio camino. La robótica permite cambiar la forma de enseñanza, hacerla más cercana y visual para los chicos. Ya no hay un solo resultado. A través de la robótica yo prueblo, hago, discuto con mis compañeros, vemos las diferencias y hasta podemos intercambiar programas. El aprendizaje es grupal y el docente debe permitir que los chicos generen cosas nuevas. Que no se asuste si el alumno generó un programa distinto al que él le proponía.

- ¿Qué se necesita para este cambio?

- No pedimos un cambio estructura que por ahí es lo más complicado en las escuelas sino pararse desde otro lado; un cambio de enfoque. Y el cambio se puede hacer en forma gradual, por ciclos, y siempre acompañando con la capacitación docente.

Comentarios