Testamento de San Martín

Entre 1855 y 1870, Tucumán imprimió su texto

07 May 2018
1

EN HOJA SUELTA. Impresión de la última voluntad del Libertador hecha en la Imprenta del Estado de Tucumán

En un conjunto de viejos papeles tucumanos, encontramos una sorpresa. Se trata de una impresión, en hoja suelta, titulada “Testamento del ilustre General José de San Martín, natural de la provincia de Misiones en la Confederación Argentina fallecido en Boulogne-Sur-Mer (Francia) el 17 de agosto de 1850”.

El texto sanmartiniano, por cierto, no es ninguna novedad, y se lo puede encontrar reproducido en cientos de libros referidos al Libertador. Como se sabe, allí deja de heredera a su hija Mercedes; lega el sable a Juan Manuel de Rosas; prohíbe que se le haga “ningún género de funeral” y manda que su cadáver sea llevado directamente al cementerio, aunque “desearía que mi corazón fuese depositado en el de Buenos Aires”; declara “no deber ni haber debido jamás nada a nadie”. Reconoce también “el constante cariño y esmero” que le ha manifestado su hija, y que “han recompensado con usura todos mis esmeros haciendo mi vejez feliz”.

Fechado en París “a 23 de enero del año de 1844 y escrito todo de mi puño y letra”, tiene un artículo adicional donde expresa: “es mi voluntad el que el estandarte que el bravo español Don Francisco Pizarro tremoló en la conquista del Perú, sea devuelto a esta república”. Su yerno Mariano Balcarce acredita, finalmente, que “la que precede es copia fiel del testamento original que se halla depositado en el archivo de esta legación argentina. París, 12 de octubre de 1850”.

Pero lo que hace notable la amarillenta y algo deteriorada hoja suelta, es que en la última línea impresa al pie se lee: “Tucumán-Imprenta del Estado”. Esa imprenta fue la segunda que tuvimos, entre los años 1855 y 1870, lo que da una idea de la antigüedad de la hoja. Y en segundo lugar, testimonia la admiración que el Gobierno de la Provincia tenía por el General San Martín. La expresaba al editar, para difusión pública, el texto de su última voluntad.

En Esta Nota

Notas de opinión
Comentarios