En un final para el infarto, San Martín consiguió el empate y avanzó a la semifinal

Galeano puso el 3-3 ante Villa Dálmine a los 93 minutos y le dio la chance al "Santo" de seguir soñando con el segundo ascenso. Mirá los goles.

06 May 2018

Con el regreso de Juan Galeano a la zona de volantes, San Martín buscará esta tarde, desde las 18, el pase a semifinales del reducido de la B Nacional, que decretará el segundo ascenso a la Superliga Argentina. 
Debido a su mejor ubicación en la tabla de posiciones durante la etapa regular del campeonato, los "Santos" cuentan con ventaja deportiva, por lo que un empate o una victoria les servirá para meterse entre los cuatro mejores. 
Así formará San Martín ante Villa Dálmine
Esta llave por los cuartos de final se jugará a un sólo partido, por lo que una derrota dejará eliminado al conjunto tucumano, que deberá esperar una temporada más en la B Nacional para saber si puede regresar a Primera. 
Para este partido, Rubén Forestello se vio obligado a realizar tres modificaciones: Rolando Serrano por Emiliano Albín, Esteban Espíndola López por Lucas Acevedo y Galeano por Gabriel Graciani.
Claves para entender cómo se jugará el reducido de la B Nacional
La última vez que se enfrentaron, en La Ciudadela, San Martín igualó 1-1 ante Dálmine, que se adelantó con gol de Pablo Burzio. El capitán Claudio Bieler empató para los "Santos". 
San Martín buscará recuperarse de la durísima derrota sufrida el último lunes, en Adrogué, ante Brown, cuando parecía que el ascenso directo estaba al alcance de sus manos. 

San Martín vivió una jornada para el infarto y así, a pura garra y sufriendo hasta el final, logró avanzar a la semifinal del Reducido de la B Nacional en busca del ascenso a Primera. El 3-3 con Villa Dálmine lo mantiene en la carrera.

La historia arrancó muy mal para el "Santo", que antes de los 25 minutos de juego ya perdía 2-0 en manos de un Dálmine 100% efectivo, que aprovechó al máximo los errores del anfitrión. Pablo Burzio y Marcos Rivadero desnudaron las peores falencias del local y con sus goles lo dejaron afuera de todo durante largos minutos.

San Martín no jugó bien en el primer tiempo y lo pagó carísimo. Pero en el complemento todo comenzó a cambiar. El drama y la intensidad se mantuvieron en el aire, pero el equipo de Darío Forestello asumió el protagonismo y fue con todo por el empate que lo favorecería a causa de la ventaja deportiva.

Así llegó el tanto de Franco Costa, el hombre que entró desde el banco y comenzó la épica remontada. Bajo la lluvia, el delantero descontó justo a tiempo y animó a todo el equipo.

Villa Dálmine no encontró más la pelota y apostó a la contra para mantener su ventaja. San Martín pisó el acelerador y comenzó a inclinar la cancha con una chance tras otra. Hasta que apareció, cuándo no, Claudio Bieler. El goleador acertó de cabeza y mandó la pelota adentro sin que Martín Perafán pudiera hacer algo.

El 2-2 a los 81 minutos hizo explotar a La Ciudadela, pero a partir de allí el final se hizo aún más apasionante. A los 84 Ramiro López puso el tercero para los de Campana tras una mala salida del arquero Ignacio Arce y el mundo se le vino abajo a los hinchas.

La desesperación de los fanáticos y la búsqueda incansable de los jugadores llevaron a San Martín a la gloria a los 93 minutos. Allí emergió la figura del jugador que no pudo estar en Adrogué y que se desquitó hoy en La Ciudadela: Juan Galeano. El volante tomó la pelota luego de una serie de rebotes que paralizaron los corazones y la mandó adentro: 3 a 3.

Con ese gol se cerró la persiana y todo fue fiesta en La Ciudadela. Los jugadores y los hinchas festejaron bajo el agua sabiendo que el sueño del ascenso está más latente que nunca.

Comentarios