Lebbos denunció ante senadores oficialistas irregularidades en el juicio por el crimen de su hija Paulina

Fue recibido por la legisladora tucumana Silvia Elías de Pérez y por el presidente Provisional del Senado, Federico Pinedo.

04 May 2018
1

EN EL SENADO. Los senadores Silvia Elías y Federico Pinedo recibieron a Alberto Lebbos. FOTO TOMADA DE PRMERAFUENTE.COM.AR

Alberto Lebbos, padre de Paulina Lebbos, asesinada en Tucumán en 2006, se reunió hoy con senadores nacionales del interbloque Cambiemos para denunciar irregularidades en el juicio oral que se sigue para esclarecer el crimen de su hija.

Lebbos fue recibido por la legisladora tucumana Silvia Elías de Pérez y por el presidente Provisional del Senado, Federico Pinedo.

Durante la reunión que se hizo en el despacho del representante porteño, Lebbos también afirmó que fueron amenazados testigos claves del juicio.

"Estoy denunciando la impunidad que está reinando en la provincia de Tucumán. Impunidad que promueve el clan (José) Alperovich-(Beatriz) Rojkés", dijo Lebbos durante el encuentro.

Además, contó que amenazaron a un testigo clave y a sus hijos en el transcurso del juicio oral por el homicidio de Paulina y posterior encubrimiento.

Lebbos comentó que el director de Criminalística de la Policía tucumana durante 2006, Fernando José Vázquez Carranza, denunció que recibió mensajes intimidatorios por parte de Eduardo Andrada Barone, abogado del ex jefe de la Policía de esa provincia, Hugo Raúl Sánchez.

Además, el testigo Vázquez Carranza denunció que un desconocido intentó retirar a su hija de la escuela.

"Ahora hay dos niños que tienen que asistir a la escuela con custodia policial porque su padre tuvo el coraje de decir la verdad y denunciar las amenazas", dijo Lebbos.

Ese testigo denunció ante el tribunal que su esposa le contó "que un hombre se presentó el martes por la tarde a la salida del colegio" de la niña "con la intención de retirarla".

"La niña le dijo a la maestra que iba a esperar a su madre ya que no conocía a esa persona", agregó el médico forense, quien luego solicitó la custodia de agentes federales en su domicilio y en el establecimiento escolar de la menor y de su otro hijo.

Custodia

Esta solicitud fue aceptada por el tribunal, integrado por los jueces Carlos Caramuti, Dante Ibáñez y Rafael Macorito, que dispuso una custodia a cargo de la Policía Federal Argentina (PFA).

El ex comisario Sánchez estaba a cargo de esa fuerza de seguridad cuando ocurrió el asesinato de Paulina y llegó al debate oral libre y acusado de encubrimiento, al igual que otros cuatro ex policías y funcionarios de Alperovich, ex gobernador y actual senador nacional.

Ante esta denuncia, el tribunal resolvió dictar la prisión preventiva del ex jefe de Policía.

Además, los magistrados ordenaron la inmediata separación del abogado Andrada Barone, quien reconoció ante el tribunal que había mandado esos mensajes a Vázquez.

Además del ex jefe de Policía, Sánchez, son juzgados por encubrimiento el ex subjefe de Policía, Nicolás Barrera; el ex subjefe de la Regional Norte, Héctor Rubén Brito; el ex secretario de Seguridad, Eduardo Di Lella, y el ex policía Hugo Waldino Rodríguez.

Mientras que el sexto acusado es Roberto Luis Gómez, quien está siendo juzgado por la privación ilegal de la libertad y el homicidio de la joven.

Gómez es el único de los seis imputados que estuvo preso y que a fines de 2016 fue liberado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación por haberse cumplido los plazos de la prisión preventiva.

El hecho

El 26 de febrero de 2006, Paulina salió de un boliche de la zona conocida como el ex Abasto, en la capital tucumana, adonde había ido a bailar con su amiga Virginia Mercado.

Según determinaron los pesquisas, alrededor de las 6.30 de ese día, ambas jóvenes se subieron a un remís color bordó y mientras Virginia descendió primero en su domicilio de La Rioja al 400, Paulina siguió viaje hasta la casa de su novio aunque nunca llegó a destino.

Al cabo de 13 días de su desaparición, la joven fue hallada asesinada al costado de la ruta provincial 341, a la altura de Tapia, a unos 30 kilómetros de la capital tucumana. (Télam)

Comentarios