Ser vecino de una comisaría da un gran dolor de cabeza

De las 14 seccionales policiales de la capital, 11 tienen su entorno en mal estado, en especial por las veredas rotas y los derrames cloacales.

29 Abr 2018 Por Florencia Bringas

Vivir en comunidad es parte de nuestra existencia. Compartimos el espacio y tenemos responsabilidades. El mantenimiento de las veredas es una de esas obligaciones de las que nadie está exento: una ordenanza (la 2.073) establece que el frentista debe hacerse cargo de mantenerlas en buen estado. Siempre se habla de la infracción del vecino, pero pocas veces se menciona a las instituciones e incluso al mismo Estado, que deberían dar el ejemplo. Es lo que sucede, por ejemplo, con las comisarías de San Miguel de Tucumán: su entorno trae más de un dolor de cabeza a los vecinos, que deben caminar por veredas rotas y llenas de basura, además de lidiar con el problema crónico de los vehículos secuestrados por infracciones a la Ley de Tránsito o por siniestros, estacionados por lo general junto a las veredas y en las calles aledañas.

Un recorrido efectuado por LA GACETA permitió comprobar que las veredas de 11 de las 14 comisarías de la capital están en mal estado. Los motivos son variados: enormes raíces de árboles añosos han roto las baldosas, montículos de desechos fueron quemados en las puertas de las dependencias policiales, las aceras están destruidas porque la SAT fue reparando las cloacas obstruidas en esos añosos edificios...

En julio de 2014 la comisaría 1ª reestrenó sede en San Martín 224. Desde entonces la vereda ha sido utilizada para estacionar autos y camionetas oficiales. Quizás por ello están rotos el cordón y parte de la acera. También es visible una pérdida de agua corriente que sale hacia la calle, lo que está desgastando el cordón cuneta.

Las cloacas obturadas es uno de los problemas que sufren en el antiguo edificio de la 2ª, ubicada en Buenos Aires al 400. Policías de esa seccional destacaron que las veredas están rotas porque los presos arrojan objetos a las letrinas y taponan los conductos, y que por ello la SAT debe romper la acera constantemente para arreglar los desagües. La Fuerza -agregaron- no tienen un área de albañilería para arreglar la vereda por su cuenta. Es un problema serio, pero los vecinos se quejan más por la cantidad de vehículos ubicados hasta en triple fila, lo que ocasiona un cuello de botella en el tránsito y les dificulta estacionar cerca de su casa por falta de lugar.

En Las Piedras y Coronel Zelaya está la 3ª: bate el récord de motos estacionadas en las veredas. Entre ellas se acumula basura y el lugar se ha convertido en refugio de animales. Los autos están ubicados sobre la calle, en tres de las cuatro esquinas de esa intersección del barrio Floresta. “Nos dijeron que nos mudarán pronto a una nueva dependencia en La Madrid al 2.500. Esperamos que sea lo antes posible. Mientras, tenemos que trabajar así”, comentaron a LA GACETA algunos policías de esa dependencia.

Un carro de tracción a sangre (pero sin el caballo) ocupa lugar sobre la vereda de la comisaría 4ª, en Eugenio Méndez al 300, pleno San Cayetano. A su lado hay vehículos de todo tipo y escombros de algún arreglo reciente. Los autos secuestrados por siniestros o falta de papeles también “adornan” el entorno: dentro de ellos se acumula todo tipo de residuos (lo que se repite en varias seccionales).

En la 5ª, en Muñecas al 1.600, “sólo” hay pasto alto y huellas de la quema de basura en la vereda; y en España al 1.700, donde está la 6ª, dos eucaliptos y otros ejemplares añosos levantaron el piso. Dato a favor: no hay autos estacionados porque esa seccional cuenta con “corralón” propio en su amplio terreno. La 7ª (Don Bosco al 2.600), la 9° (avenida Democracia y Ayacucho) y la 12° (Félix de Olazábal al 1.400) exhiben la vereda en buen estado: en la del barrio El Bosque, por ejemplo, sólo hay tres autos depositados al lado de la seccional. En cambio, en la 8ª, en la intersección de avenida Poviña y Alsina, la vereda está rota en uno de los accesos.

Cloacas rotas que estallan por doquier, veredas destrozadas o inexistentes, y 11 autos amontonados, ya con telas de araña, forman parte del paisaje con el que deben convivir los vecinos de la 10ª, ubicada en Blas Parera al 800. Andrea García esperaba el ómnibus tratando de que los automovilistas no la bañaran con el líquido putrefacto acumulado en esa esquina. Afirmó que desde siempre se vive de la misma manera: con mal olor y caminos destrozados. “¿Vieron por dentro la comisaría? Hasta telas de araña tiene”, añadió.

Karina Romano, que trabaja en un quiosco frente a la seccional 11ª, en avenida Benjamín Aráoz y Silvano Bores, vio hace unos días cómo se caía una mujer. Pensó que se había desmayado, pero al acercarse a ayudarla ella le contó que se había tropezado por el mal estado de la vereda. La mujer se levantó rápido, porque no es lo mejor caerse allí: esa esquina fue durante muchos años la más peligrosa de la ciudad. Además, hay autos sobre la acera y sectores en los que no quedan ni baldosas. Al lado, por la avenida, está ubicada la escuela de nivel inicial y primaria Bernabé Aráoz.

De la vereda de Magallanes al 1.300 quedan sólo vestigios. Allí está la comisaría 13ª, rodeada de pasto mal cortado y de un camino de tierra sobre el que yace la basura desparramada. En la 14ª, ubicada en el barrio Echeverría (Manuel Estrada 2670), son incontables las motos sin uso que desde hace tiempo están afincadas sobre la vereda Y frente a esta dependencia hay una plaza que se ha transformado en cementerio de autos hechos añicos y oxidados. Hasta los usan de basurero, aseguran los vecinos. Ellos, como los que viven cerca de las otras seccionales, esperan que alguna vez lleguen las buenas noticias y el paisaje cambie. Mientras, ven con recelo a esos malos vecinos que no cuidan los frentes.

¿QUÉ DICE EL MUNICIPIO?
Jorge Pérez Musacchia, director de       Higiene Urbana 
Confiesa que en varias oportunidades han intimado a la Policía por la falta de mantenimiento de las veredas de las comisarías y de otras dependencias (como la Brigada, en Junín y avenida Sarmiento). “El secretario de Seguridad, Luis Ibáñez, nos aseguró en una reunión  que tuvimos el martes que estaban por alquilar un predio de varias hectáreas donde van a depositar autos y motos. Nosotros necesitamos limpiar, pero no podemos hacer mucho ahora. Por ejemplo, hemos pedido que sacaran los vehículos depositados frente a la comisaría de Villa Luján porque se va a hacer una maratón por esa zona. La peor está en Las Piedras y Coronel Zelaya; fue intimada varias veces”, señaló Jorge Pérez Musacchia. Por su parte, Enrique Romero, subsecretario de Tránsito y Transporte Operativo, dijo que Ibáñez se comprometió también a sacar los autos que entorpecen el tránsito y a conseguir una máquina compactadora para reducir los vehículos que ya son desechos. “Hemos puesto cepos a autos de la fuerza policial; no pueden estacionar en triple fila como pasa en la Brigada o en la 2ª. Se comprometieron a arreglar esta situación”, comentó.
 
¿QUÉ DICE LA POLICÍA?
Luis Ibañez, secretario de Seguridad, 
Contó que en este momento están abocados a conseguir un espacio para ubicar los vehículos que sacarán de todas las comisarías, empezando por las del centro. “Desde hace años los corralones están abarrotados de autos y motos que no son buscados por sus propietarios, quizás porque no tienen los papeles necesarios o no se ocupan de conseguirlos. Por ello buscamos alquilar un terreno de unas 10 hectáreas, por lo menos, para ubicarlos allí. Por otra parte, hemos solicitado a la Nación, y pronto llegará, una compactadora de vehículos para aquellos que estén en los corralones o en las comisarías desde antes de 2016. Todavía estamos con los trámites administrativos”, detalló Luis Ibáñez. Indicó además que han iniciado expedientes ante la DAU para que arreglen todas las veredas de las comisarías y especificó que varias de esas seccionales tendrán nuevas sedes (“como la 3ª que se mudará a otra dirección y la 11ª que será demolida y construida desde cero en el mismo lugar”, precisó).
> ¿QUÉ DICE EL MUNICIPIO?
Jorge Pérez Musacchia, director de Higiene Urbana 

Confiesa que en varias oportunidades han intimado a la Policía por la falta de mantenimiento de las veredas de las comisarías y de otras dependencias (como la Brigada, en Junín y avenida Sarmiento). “El secretario de Seguridad, Luis Ibáñez, nos aseguró en una reunión  que tuvimos el martes que estaban por alquilar un predio de varias hectáreas donde van a depositar autos y motos. Nosotros necesitamos limpiar, pero no podemos hacer mucho ahora. Por ejemplo, hemos pedido que sacaran los vehículos depositados frente a la comisaría de Villa Luján porque se va a hacer una maratón por esa zona. La peor está en Las Piedras y Coronel Zelaya; fue intimada varias veces”, señaló Jorge Pérez Musacchia. Por su parte, Enrique Romero, subsecretario de Tránsito y Transporte Operativo, dijo que Ibáñez se comprometió también a sacar los autos que entorpecen el tránsito y a conseguir una máquina compactadora para reducir los vehículos que ya son desechos. “Hemos puesto cepos a autos de la fuerza policial; no pueden estacionar en triple fila como pasa en la Brigada o en la 2ª. Se comprometieron a arreglar esta situación”, comentó.
 
¿QUÉ DICE LA POLICÍA?
Luis Ibañez, secretario de Seguridad

Contó que en este momento están abocados a conseguir un espacio para ubicar los vehículos que sacarán de todas las comisarías, empezando por las del centro. “Desde hace años los corralones están abarrotados de autos y motos que no son buscados por sus propietarios, quizás porque no tienen los papeles necesarios o no se ocupan de conseguirlos. Por ello buscamos alquilar un terreno de unas 10 hectáreas, por lo menos, para ubicarlos allí. Por otra parte, hemos solicitado a la Nación, y pronto llegará, una compactadora de vehículos para aquellos que estén en los corralones o en las comisarías desde antes de 2016. Todavía estamos con los trámites administrativos”, detalló Luis Ibáñez. Indicó además que han iniciado expedientes ante la DAU para que arreglen todas las veredas de las comisarías y especificó que varias de esas seccionales tendrán nuevas sedes (“como la 3ª que se mudará a otra dirección y la 11ª que será demolida y construida desde cero en el mismo lugar”, precisó).

Comentarios