"Pity" Alvarez llegó seis horas tarde y los fans de Viejas Locas incendiaron Argentinos del Norte

El cantante de la banda salió al escenario a las 5.30 para intentar calmar la furia del público, que provocó destrozos y prendió fuego los equipos de sonido.

08 Abr 2018

Hacía dos años que los fanáticos de Viejas Locas esperaban ansiosos el anuncio del regreso de la banda. En miles de calendarios había quedado marcado el 7 de abril. Era el día. Desde muy temprano, en los alrededores del Club Argentinos del Norte y, por todo el parque 9 de Julio, con remeras negras y banderas, los seguidores demostraban que querían vivir una noche mágica. Pero con el correr de las horas, todo fue perdiendo el encanto. "Pity" Alvarez pegó el faltazo y, con casi seis horas de retraso, salió al escenario para intentar calmar al público, que ya había provocado destrozos y prendido fuego los equipos de sonido.

La legendaria banda de rock and roll había ilusionado a sus fans, que se llegaron hasta Tucumán desde todos los puntos del país. Les hacían tanta falta arriba del escenario que desde que se abrieron las puertas el peregrinar tuvo un solo destino: el escenario montado de frente a la avenida Benjamín Aráoz.

Alrededor de 10.000 personas estuvieron listas, a las 23, para el inicio del show, tal como estaba pautado en los afiches y en las entradas, que costaban $800. Pero apenas un juego de luces intentó distraer a la multitud. "¿Dónde está el "Pity"?", era la gran pregunta. Con un video de pocos segundos, el vocalista de la banda intentó explicar que estaba en Buenos Aires y que había sufrido un problema, aunque no especificó nada más.



El espíritu con el que se llegaron hasta Argentinos del Norte se fue diluyendo con el correr de las horas de espera. Una, dos, tres, cuatro, cinco y ¡boom!


La mecha se encendió en el mangrullo de sonido. Primero fueron amenazas y luego, los más molestos, tiraron las vallas que impiden que la marea se acerque a los equipos de sonido.

Cuando el reloj marcó las 5, ya todo estuvo fuera de control. Las llamas se devoraron los estuches y las consolas de sonido y sobre el escenario no quedaron ni los micrófonos. Por eso, cuando "Pity" apareció casi a las 6 no pudo pronunciar palabra ante la gente que se agolpó delante suyo. Le tiraron de todo y le escupieron insultos rabiosos. Habían sido defraudados por su ídolo.

Hasta el momento no hubo una respuesta oficial de parte de la banda ni de Alvarez. Según trascendió, el vocalista de Viejas Locas habría perdido su vuelo durante la tarde y recién aterrizó en el Benjamín Matienzo pasadas las 3, en un charter. Ya en la provincia, demoró al menos dos horas en salir al escenario. 

Durante los 45 minutos en lo que todo fue descontrol, la mayoría prefirió irse con la frustración de la fiesta que no fue y que pudo haber terminado en una tragedia.

Comentarios