Locura por las pantallas planas a meses del Mundial: qué hay que tener en cuenta a la hora de comprar un smart TV

La publicidad sacude la cabeza con ofertas, cuotas sin interés, pantallas cada vez más grandes y televisores cada vez más tecnológicos. A no volverse loco: te mostramos algunas claves para tener en cuenta antes de comprar compulsivamente un aparato.

07 Abr 2018
1

En dos meses comienza la Copa en Rusia, pero la carrera para renovar el televisor (un clásico de los años mundialistas) comenzó hace varios días. La publicidad sacude la cabeza con ofertas, cuotas sin interés,   pantallas cada vez más grandes y televisores cada vez más tecnológicos. A no volverse loco: te mostramos algunas       claves para tener en cuenta antes de comprar compulsivamente un aparato. Eso sí: se imponen los smart tv.
¿Ves tele por internet?
Cambiar el TV está bien, pero ¿realmente necesitás un smart tv, que cuesta varios pesos más que uno común? Si únicamente mirás televisión por cable o satelital y no te interesan Netflix y otros servicios de streaming, entonces no necesitás un smart tv.
Transformar un televisor viejo
Si te enganchaste con las series y películas por internet, entonces necesitás una tele con conexión a la red. Pero si tenés un LED o un LCD que todavía tenga vida por delante, no es necesario tirarlo. Con un Chromecast (foto), con un Apple TV o con un TV Box genérico lo podés transformar. Son dispositivos que se conectan a la tele y le dan la cualidad de “smart”. El Chromecast de Google es uno de los más baratos y versátiles, pero debe ser manejado sí o sí con un teléfono celular o tablet vinculada. El Apple TV, en cambio, tiene su propio control y es independiente, no es necesario usar el celular. Además de esos dos, hay decenas de opciones de “TV Box” para transformar el televisor. La clave para elegir es saber cómo se maneja y qué aplicaciones incluye.
Conexión HDMI. El único requisito indispensable para transformar un televisor en “inteligente” es que tenga HDMI. En ese puerto se conectan los TV Box.
¿Necesito un Smart?
¿Dónde lo vas a poner?
$9.000
Es el precio mínimo al que se consiguen smart tvs de 43”, la nueva medida “estándar”. Ese precio es para un TV de marca nacional y resolución FHD (Full HD). El mismo TV, pero no Smart, puede costar unos $3.000 menos, pero varía mucho en función de las ofertas. En muchas ocasiones, el precio se iguala. Un smart tv de primera marca y 43” incrementa su precio hasta los $14.000, aprox.
Si en el último Mundial el “piso” era el televisor de 32 pulgadas, ahora  lo es el de 43”. Según los últimos estudios de mercado, ese es el tamaño más elegido para renovar el TV este año. Pero ojo: para cada tamaño de pantalla hay una distancia mínima, para que la visualización sea confortable.
Al comprar un smart tv nuevo, fijate en...
- El sistema operativo. El “cerebro” de un televisor inteligente es su sistema operativo (SO). Al igual que en un celular o una computadora, del SO dependerá la experiencia del usuario: fácil, dinámico, intuitivo, rápido, etcétera. Los SO más recomendados en todo el mundo suelen ser los que vienen en los televisores Samsung o LG, que son los más completos y versátiles. Los TVs que trabajan con Android TV también están entre los más recomendados.
- El control remoto. No es un tema menor, porque facilita o complejiza el manejo. Lo ideal es pedirle a un vendedor que te muestre cómo funciona.
- Las aplicaciones. Cada SO tiene su propio menú de aplicaciones, entre ellas Netflix y Youtube como las básicas e indispensables. Antes de comprar, comprobá que tenga las apps que necesitás. Por ejemplo: si consumís contenidos de Fox o de HBO, tu nuevo tele tiene que incluir estas aplicaciones. Ahora, si sólo te interesan Netflix y YouTube, no hay por qué complicarse: cualquier Smart las incluye.
- Vinculación con el celular. Algunos TVs inteligentes incluyen la posibilidad de vincularse con el celular, una cualidad muy práctica para ciertos usos. Es siempre un punto a favor.
El despegue del 4k
Se espera que los televisores UHD (Ultra Alta Definición), también llamada 4K, tengan su despegue de ventas para este Mundial, ya que se transmitirá en esa altísima definición. El piso de precio es de $13.000, para una pantalla de 43” (el mínimo tamaño para 4K).
Chiches y accesorios
Pantalla curva
Según los fabricantes, la curvatura de la pantalla permite una sensación más realista al ver TV. Pero sólo tiene sentido para pantallas muy grandes, de más de 55”, que vayan a ser vistas desde cerca. A más de 2 metros, es casi lo mismo que una plana. Ahora, de pinta, son geniales y eso es indiscutible.
Miniteclados para smart tv
Si tu TV es inteligente pero su control remoto no lo es tanto, le podés agregar un teclado completo inalámbrico para facilitar la navegación y las búsquedas. Cuestan alrededor de $300.
¿Qué pasó con los TV 3D?
La fiebre por los TVs 3D desatada por la película “Avatar” (2009) se enfrió muy rápido. Los principales fabricantes abandonaron este tecnología, que nunca fue un éxito en el mercado. Si querés 3D, andá al cine.
Sin sonido no hay paraíso
El cine en casa, o la cancha en casa en esta época, se completa con un buen sistema de sonido. Los viejos home theater de varios cuerpos les fueron dejando lugar a sistemas más minimalistas, como las barras de sonido (foto) que suenan espectacular y son más discretas. Precios: desde $ 4.000.

¿Ves tele por internet?

Cambiar el TV está bien, pero ¿realmente necesitás un smart tv, que cuesta varios pesos más que uno común? Si únicamente mirás televisión por cable o satelital y no te interesan Netflix y otros servicios de streaming, entonces no necesitás un smart tv.

Transformar un televisor viejo

Si te enganchaste con las series y películas por internet, entonces necesitás una tele con conexión a la red. Pero si tenés un LED o un LCD que todavía tenga vida por delante, no es necesario tirarlo. Con un Chromecast (foto), con un Apple TV o con un TV Box genérico lo podés transformar. Son dispositivos que se conectan a la tele y le dan la cualidad de “smart”. El Chromecast de Google es uno de los más baratos y versátiles, pero debe ser manejado sí o sí con un teléfono celular o tablet vinculada. El Apple TV, en cambio, tiene su propio control y es independiente, no es necesario usar el celular. Además de esos dos, hay decenas de opciones de “TV Box” para transformar el televisor. La clave para elegir es saber cómo se maneja y qué aplicaciones incluye.

Conexión HDMI. El único requisito indispensable para transformar un televisor en “inteligente” es que tenga HDMI. En ese puerto se conectan los TV Box.

$9.000Es el precio mínimo al que se consiguen smart tvs de 43”, la nueva medida “estándar”. Ese precio es para un TV de marca nacional y resolución FHD (Full HD). El mismo TV, pero no Smart, puede costar unos $3.000 menos, pero varía mucho en función de las ofertas. En muchas ocasiones, el precio se iguala. Un smart tv de primera marca y 43” incrementa su precio hasta los $14.000, aprox.

Si en el último Mundial el “piso” era el televisor de 32 pulgadas, ahora  lo es el de 43”. Según los últimos estudios de mercado, ese es el tamaño más elegido para renovar el TV este año. Pero ojo: para cada tamaño de pantalla hay una distancia mínima, para que la visualización sea confortable.

Al comprar un smart tv nuevo, fijate en...

- El sistema operativo. El “cerebro” de un televisor inteligente es su sistema operativo (SO). Al igual que en un celular o una computadora, del SO dependerá la experiencia del usuario: fácil, dinámico, intuitivo, rápido, etcétera. Los SO más recomendados en todo el mundo suelen ser los que vienen en los televisores Samsung o LG, que son los más completos y versátiles. Los TVs que trabajan con Android TV también están entre los más recomendados.

- El control remoto. No es un tema menor, porque facilita o complejiza el manejo. Lo ideal es pedirle a un vendedor que te muestre cómo funciona.

- Las aplicaciones. Cada SO tiene su propio menú de aplicaciones, entre ellas Netflix y Youtube como las básicas e indispensables. Antes de comprar, comprobá que tenga las apps que necesitás. Por ejemplo: si consumís contenidos de Fox o de HBO, tu nuevo tele tiene que incluir estas aplicaciones. Ahora, si sólo te interesan Netflix y YouTube, no hay por qué complicarse: cualquier Smart las incluye.

- Vinculación con el celular. Algunos TVs inteligentes incluyen la posibilidad de vincularse con el celular, una cualidad muy práctica para ciertos usos. Es siempre un punto a favor.

El despegue del 4k
Se espera que los televisores UHD (Ultra Alta Definición), también llamada 4K, tengan su despegue de ventas para este Mundial, ya que se transmitirá en esa altísima definición. El piso de precio es de $13.000, para una pantalla de 43” (el mínimo tamaño para 4K).

Chiches y accesorios

Pantalla curva
Según los fabricantes, la curvatura de la pantalla permite una sensación más realista al ver TV. Pero sólo tiene sentido para pantallas muy grandes, de más de 55”, que vayan a ser vistas desde cerca. A más de 2 metros, es casi lo mismo que una plana. Ahora, de pinta, son geniales y eso es indiscutible.

Miniteclados para smart tv
Si tu TV es inteligente pero su control remoto no lo es tanto, le podés agregar un teclado completo inalámbrico para facilitar la navegación y las búsquedas. Cuestan alrededor de $300.

¿Qué pasó con los TV 3D?
La fiebre por los TVs 3D desatada por la película “Avatar” (2009) se enfrió muy rápido. Los principales fabricantes abandonaron este tecnología, que nunca fue un éxito en el mercado. Si querés 3D, andá al cine.

Sin sonido no hay paraíso
El cine en casa, o la cancha en casa en esta época, se completa con un buen sistema de sonido. Los viejos home theater de varios cuerpos les fueron dejando lugar a sistemas más minimalistas, como las barras de sonido (foto) que suenan espectacular y son más discretas. Precios: desde $ 4.000.

Transformar un televisor viejo

Si te enganchaste con las series y películas por internet, entonces necesitás una tele con conexión a la red. Pero si tenés un LED o un LCD que todavía tenga vida por delante, no es necesario tirarlo. Con un Chromecast (foto), con un Apple TV o con un TV Box genérico lo podés transformar. Son dispositivos que se conectan a la tele y le dan la cualidad de “smart”. El Chromecast de Google es uno de los más baratos y versátiles, pero debe ser manejado sí o sí con un teléfono celular o tablet vinculada. El Apple TV, en cambio, tiene su propio control y es independiente, no es necesario usar el celular. Además de esos dos, hay decenas de opciones de “TV Box” para transformar el televisor. La clave para elegir es saber cómo se maneja y qué aplicaciones incluye.

Conexión hdmi. El único requisito indispensable para transformar un televisor en “inteligente” es que tenga HDMI. En ese puerto se conectan los TV Box.

$ 9.000 Es el precio mínimo al que se consiguen smart tvs de 43”, la nueva medida “estándar”. Ese precio es para un TV de marca nacional y resolución FHD (Full HD). El mismo TV, pero no Smart, puede costar unos $3.000 menos, pero varía mucho en función de las ofertas. En muchas ocasiones, el precio se iguala. Un smart tv de primera marca y 43” incrementa su precio hasta los $14.000, aprox.

Comentarios