Las apariencias engañan: el agua es una protagonista de temer

26 Mar 2018
1

UN LUGAR. El río Los Sosa es un sitio clásico para la práctica de canotaje. gentileza Diego Budeguer

El canotaje es una disciplina en crecimiento en Tucumán. Eso no la exime de cumplir con los protocolos de seguridad.

Diego Budeguer, que preside la Asociación Tucumana de Canotaje, reconoce que hay equipamiento que no puede faltar: el casco y el chaleco salvavidas son imprescindibles. Según Budeguer, dependiendo del tipo de escenario en el que se lo hace navegar, el kayak demanda más elementos de seguridad. “Para hacerlo en aguas planas, es decir en diques, es importante llevar un silbato, un cuchillo, alguna visibilidad, es decir, algo con lo cual puedan verte e identificarte y una soga por si hay que tirar de alguien”, cuenta. Y agrega: “en aguas blancas -en ríos de montaña con rápidos- llevamos un enagua (prenda impermeable) y una bolsa con el equipo de seguridad y rescate que incluye mosquetones (ganchos/sujetadores), poleas. Además, cada participante lleva una soga de 15/20 metros.

Evitar un accidente, y que éste pase a mayores, no sólo se soluciona con el equipamiento adecuado. “En las competencias se paga un doble seguro: de responsabilidad civil y contra accidentes personales. Trabajamos con el servicio del 107: tenemos un hospital móvil y una ambulancia. Además, antes de cada travesía revisamos que tengan el equipo óptimo para la disciplina en la que van a competir”, explica.

Seguro contra accidentes

Cobertura médica ante cualquier hecho que requiera de una atención mínima o de alta complejidad.

Equipamento correspondiente

Dependiendo del deporte, hay indumentaria que no puede faltar: casco, rodilleras, pecheras, entre otros.

Ficha médica

Firmada por varios profesionales de la salud que certifiquen que el deportista está en condiciones óptimas.

Conocimiento previo

Es importante conocer, mínimamente, el contexto de la competencia.

Comentarios