Loas de la titular del FMI al plan económico que instrumenta Macri

16 Mar 2018
1

BUENOS AIRES.- La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, aseguró ayer que el organismo “no ve gradualismo” en las medidas económicas que lleva adelante el gobierno argentino y consideró que “está atacando el problema con mucha decisión, de manera sustancial y sostenible en el tiempo”.

Lagarde participó junto al ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, de una conferencia organizada por la Universidad Torcuato Di Tella bajo el título “La Argentina y las perspectivas de la economía global”.

La titular del FMI aseguró que su visita se enmarca en la reunión de ministros de finanzas y directores de bancos centrales del G-20 que se realizará la próxima semana -19 y 20 de este mes- en la Ciudad de Buenos Aires. En ese marco subrayó que el objetivo de su visita no era “para negociar ningún tipo de programa, ni tampoco para prestar porque la Argentina no lo pidió ni tampoco lo necesita”. Lagarde salió de esta forma al cruce de versiones de prensa surgidas durante las semanas previas respecto a la posibilidad de que la Argentina solicitara un crédito al organismo.

Al ser consultada sobre su visión del plan económico argentino, la titular del FMI afirmó que “no hay gradualismo, sino que las autoridades están atacando el problema con mucha decisión. No es a medias tintas, es en base a la profundidad de las medidas que se toman, de manera sustancial y sostenible con el transcurso del tiempo”.

El Gobierno “no ataca al déficit fiscal de manera frontal, brutalmente, sino con el transcurso del tiempo contemplando las circunstancias generales que tiene la economía”, analizó la directora del FMI, al resaltar que se tome en cuenta “la capacidad de la economía y de la sociedad como para responder a estos pasos decididos para atacar estos problemas a fondo”. “Los ortodoxos pueden llegar a estar de acuerdo y argumentar que sería mejor cambios más rápido, pero los más pragmáticos entienden que en tanto haya decisión, voluntad y haya un curso definido, ya es un gran logro”, completó su reflexión. Lagarde elogió el acuerdo fiscal que la Nación alcanzó con los estados provinciales el año pasado al considerarlo como “algo notable y que impresiona”, al referir que hay muchos países con políticas fiscales robustas pero con muy poco margen de control con las provincias.

Al analizar el contexto económico global la funcionaria afirmó que a pesar de estar atravesando años de crecimiento se observan “riesgos desfavorables en un futuro que hay que atender y el más inminente es un riesgo que se relaciona a un desarrollo positivo”.

“Si la economía de Estados Unidos se desarrolla rápidamente por el estímulo fiscal vamos a ver un ajuste en las políticas monetarias, un aumento en las tasas de interés a un ritmo más rápido al que anticipábamos hace seis meses y esto va a impactar en los términos financieros que se dan en todo el mundo”, señaló. En ese contexto, desde el FMI se observa que “el apalancamiento de deuda es alto respecto a la situación previa de la crisis financiera de 2008, por lo que elevar el costo financiero es un riesgo potencial y hay que contrarrestarlo”, dijo Lagarde.

Al referirse a las imposiciones arancelarias que se están registrando en distintos países -como es el caso de EEUU con el acero y el aluminio-, la titular del FMI afirmó que esa situación “genera imprevisibilidad en la estrategia a futuro” y profundizar ese proceso “va a reducir el comercio y no va a ayudar a ningún crecimiento, a asistir a la erradicación de la pobreza ni reducir el costo de vida para los que tienen renta muy baja en países en vías de desarrollo”. Dujovne, por su parte, consideró que la incidencia de las medidas proteccionistas que se registran en el mundo tendrán “un impacto directo muy limitado para la Argentina” a raíz de lo que consideró “una muy baja integración con el mundo”, pero admitió que el país se podría ver afectado si esas medidas se generalizan y detienen el crecimiento del comercio global.

Lagarde es la primera directora general del FMI que visita Argentina después de 15 años. El anterior había sido el alemán Horst Köhler en 2003. Luego, en medio de un clima de tensión, el entonces presidente argentino Néstor Kirchner (2003-2007) decidió saldar de una vez toda la deuda que el país mantenía con el organismo multilateral, de casi unos U$S 10.000 millones, y cortó relaciones para evitar la influencia del Fondo en su política económica. También se suspendieron las revisiones de acuerdo al artículo IV del FMI, que sólo se reanudaron en 2016 tras la asunción del presidente Mauricio Macri. Lagarde tiene previsto reunirse hoy con Macri y luego viajar a las Cataratas de Iguazú, en el límite de Argentina y Brasil. (Télam-DPA)

comentarios