Béisbol: una pasión importada

La disciplina, una de las más populares en EE.UU, de a poco va ganando terreno en Tucumán

12 Mar 2018
1

UNIFORMADOS. Todos los equipos tucumanos tienen su indumentaria con características similares a las de EEUU.

La pasión del béisbol no entiende de fronteras ni distancias. En Estados Unidos es un deporte muy popular. En el norte del continente equipos reconocibles como los Yankees de Nueva York, los Red Sox de Boston o los Dodgers de Los Ángeles se disputan la supremacía en las Ligas Mayores, reuniendo a decenas de miles de fanáticos en cada partido.

Tucumán importó esta pasión por las bolas rápidas y los cuadrangulares a través de los más de 7.000 kilómetros que la separan del país con la cultura más influyente del mundo.

El béisbol cautivó a un grupo de tucumanos que empezaron a practicar este deporte y que con el tiempo lograron el nacimiento de una Federación Tucumana.

Roberto Díaz Taddei, presidente de la institución, explica que el fenómeno se produjo a partir de “un sueño latente que tuvo un grupo de jugadores de sóftbol, que era el de convertirse en jugadores de béisbol”.

Parecidos, no iguales

La diferencias entre el sóftbol y béisbol (baseball) son pocas, pero considerables. El primero utiliza una pelota más grande y pesada, el bate debe ser liviano, la cantidad de entradas o juegos que determinan la duración de cada partido es menor a la del béisbol y el campo de juego es más pequeño, sin considerar características técnicas propias de cada deporte. Diferencias que a simple vista pueden resultar imperceptibles para alguien que no conoce en profundidad estas dos disciplinas.

Desde 2010, cuando se fundó la Federación Tucumana de Béisbol, se han conformado cinco equipos: Los Cañeros, Los Piratas, Femenino, Los Chacales y Los Zorros.

La Federación Argentina de Béisbol es la encargada de regular la actividad a lo largo y ancho del país. En Tucumán, como a nivel nacional, el deporte es amateur. No hay ningún equipo que financie la actividad deportiva de sus jugadores, de tal suerte que estos puedan vivir del deporte.

Sin embargo, hoy podemos hablar de una semiprofesionalización, con la aparición de AASB (Asociación Argentina de árbitros y anotadores de Softbol y Béisbol) y su participación en la LBA (Liga Argentina de Béisbol). Con estas instituciones mejorará la calidad del deporte en general, optimizando el control de cada juego con árbitros mejor capacitados y estadísticas. Esto permite que ambas disciplinas tengan un registro de cada encuentro y cada jugador, y así reflejar en números todas las alternativas que brinda el béisbol o el sóftbol, indicando de manera eficaz el rendimiento de cada jugador y de cada club.

Tucumán no compite dentro de la LAB (Liga Argentina de Béisbol), pero es una de las cinco provincias donde se practica el deporte, junto a Salta, Córdoba, Buenos Aires y Chubut. La Federación tucumana tiene planificado realizar una gira este año por todas esas provincias para disputar partidos contra los equipos de cada liga.

A nivel local, aún no está confirmado el calendario de competiciones, pero la idea de la Federación tucumana es desarrollar tres o cuatro torneos este año, similares a los que se realizaron en 2017.

Para todos

La Federación extendió su invitación a todos los que quieran aprender y jugar béisbol. La sede para practicar es el Bajo Hondo Rugby Club, en Boyacá y San Lorenzo, en el parque Guillermina. Las clases y entrenamientos empezarán el 18 de marzo. Hay categorías para niños y niñas, como también para hombres y mujeres que tengan ganas de participar.

Lo único necesario son las ganas de divertirse. La indumentaria, en principio, sólo será ropa deportiva cómoda y gorra. Quienes posean guantes y bates pueden llevarlos; quienes no los tengan podrán usar los accesorios ofrecidos por el club.

Comentarios