Quién es "Maxi" Abraham, el acusado de acribillar a dos policías en el parque

1

DETENIDO. Abraham fue puesto a disposición de la Justicia este mediodía. LA GACETA / FOTO DE JORGE OLMOS SGROSSO

Pasó toda su vida en El Manantial. Sus problemas de adicciones y una millonaria herencia.

22 Feb 2018

Desde la madrugada del 13 de febrero, la vida de Máximo Abraham dio un vuelco radical y ahora enfrenta un largo proceso judicial que podría dejarlo tras las rejas. Durante la última semana, el joven se había convertido en el más buscado por la Policía, y hasta el Gobierno había ofrecido una cuantiosa recompensa para dar con su paradero.

"Maxi", como lo conocen sus familiares y amigos, pasó toda su vida en El Manantial, a pocos kilómetros al sur de la capital. A lo largo de sus 21 años, el joven construyó su personalidad rodeado por las bondades del imperio que edificó su abuela, Irma Abraham. Conocida como "la madama tucumana", murió en marzo del año pasado, a los 89 años.

De "La Turca", Máximo heredó parte de los tres hoteles alojamientos que la familia administra desde hace décadas sobre la ex ruta nacional 38, en El Manantial.

Amante de los autos, las camionetas y las motos, una vida de excesos y una supuesta adicción a las drogas -reconocida por una hermana- le trajeron a "Maxi" sus primeros problemas con la Justicia. Abraham, según confiaron fuentes judiciales, tenía un pedido de captura por haber intentado acabar con la vida de un joven en septiembre. El episodio, de acuerdo a la versión policial, se produjo en uno de los hoteles alojamiento que fueron allanados sin éxito por los policías.

También estuvo mencionado en un homicidio ocurrido en diciembre, en barrio Manantial Sur, pero no fue imputado por este hecho, ya que no se sumaron pruebas en su contra.

Anteriormente, el joven había sido sobreseído de una acusación de robo agravado en 2015. Además tiene otras dos causas abiertas: una por amenaza y otra por atentado y resistencia a la autoridad, ocurrida el año pasado cuando trató de evadir un control policial. La fiscalía que conduce María del Carmen Reuter está a cargo de esas investigaciones.

Aunque todavía se desconoce dónde estuvo Abraham la madrugada del martes 13, una camioneta similar a la que dejó en un taller de Aguilares para ser modificada quedó retratada por las cámaras de seguridad, instaladas en las inmediaciones del parque 9 de julio. Alrededor de las 4, los policías Sergio Páez González, de 44 años, y Cristian Peralta, de 37, fueron acribillados a metros de la Casa del Obispo Colombres.

"Esto lleva a una prisión perpetua. No quiero que mi defendido sea un perejil en este proceso", había anticipado la semana pasada Ricardo Fanlo, el abogado que asumió la defensa de Abraham. La hipótesis de los investigadores es que el acusado quiso evitar ser reconocido y abrió fuego en contra de los uniformados. Ahora se enfrenta a un proceso judicial que podría castigarlo con cadena perpetua y una pena máxima de 35 años de prisión.

Comentarios