Se cumple una semana del homicidio de los policías: qué novedades hay en la causa

La fiscala Reinoso Cuello impulsa la investigación por el crimen de Páez González y de Peralta. Hasta ahora, Máximo Abraham es el único sospechoso.

20 Feb 2018
1

Siete días atrás, los policías Sergio Páez González y Cristian Peralta eran asesinados a sangre fría en el parque 9 de Julio por un desconocido que abrió fuego resguardado por la penumbra y se dio a la fuga en una camioneta. El móvil del doble homicidio no está claro, cómo tampoco cuál es el paradero del principal sospechoso.

Personal de la división Homicidios, al mando de los comisarios Jorge Dib y Diego Bernachi, continuaban realizando allanamientos para lograr detener a Máximo Abraham, quien fue señalado como presunto homicida. También analizaban algunas informaciones que daban cuenta que podría estar escondido en otras provincias.

La fiscala Adriana Reinoso Cuello investiga qué habría motivado la reacción del sospechoso. Se cree que Abraham temió que los policías podían averiguar que se encontraba prófugo por un incidente ocurrido en mayo pasado, cuando se enfrentó con dos uniformados.

Otra posibilidad que se maneja es que el hecho de ser sorprendido en una discusión con una chica trans le iba a provocar problemas legales o lo iba a involucrar en un escándalo.

Investigación

Pese a que proviene de una familia que tuvo problemas con la Justicia por proxenetismo, los investigadores prácticamente descartaron que haya formado parte de una organización que se dedicaba a regentear a las mujeres trans que ejercen la prostitución en el parque 9 de Julio.

En los últimos dos años, una decena de policías fueron asesinados en Tucumán: cuatro de ellos formaban parte del 911

La camioneta Toyota Hilux que fue registrada por las cámaras seguridad fue hallada días después casa particular del barrio Roca, de Aguilares. El sospechoso ya le había eliminado la cobertura de la caja, el paragolpes y los estribos para que no fuera reconocida.

Video: entre llantos, aplausos y reclamos de justicia despidieron al policía Cristian Peralta

La posibilidad de que la camioneta sea melliza que manejaba Abraham compromete a Darío Rubén Correa (40). Se trata del hombre que le vendió el rodado al joven acusado del doble homicidio. Y es quien tenía previsto revenderla a otra persona y fue en su casa del barrio Roca de Aguilares donde encontraron el vehículo después de días de intensa búsqueda.

Durante el fin de semana, la Policía realizó más de una docena de allanamientos en distintos puntos de la provincia en busca de Abraham. Las requisas se realizaron en domicilios de parientes, amigos y conocidos del joven.

“Estamos preocupados por el futuro del joven. Hasta aquí no sabemos cuáles es la acusación que existe en su contra. Ni siquiera nos notificaron que hay pesa sobre él un pedido de detención. Estamos analizando seriamente con la familia presentar ante la Justicia un hábeas corpus para evitar su detención”, aseguró Ricardo Fanlo, defensor de Abraham.

Pablo Yedlin vivió un momento de tensión durante la marcha por los policías asesinados

"Él es ajeno a todo esto. No queremos que sea un perejil. En esta causa hay otras líneas investigativas y queremos que se profundicen. No vamos a permitir que por la presión de los policías y de los medios de comunicación se lo termine involucrando. Tampoco pretendemos que se lo acuse porque hay que encontrar como sea un culpable para calmar las cosas. Los tucumanos no deben olvidarse que se pretendió acusar a otro joven, pero todo quedó en la nada porque demostró que estaba trabajando en Mar del Plata. Eso fue un papelón que nadie se preocupó en aclarar", ahondó el letrado.

El caso

Los policías Páez González, de 44 años, y Peralta, 37, patrullaban en el móvil TUC 0521 por el parque 9 de Julio el martes 13 de febrero. En la zona de la Casa del Obispo Colombres, se produjo un incidente con una chica trans el martes alrededor de las 4.30. Al llegar allí, los uniformados observaron a un hombre apoyado en la puerta de una camioneta Toyota Hilux blanca.

Según la reconstrucción que hicieron los investigadores, Peralta se adelantó a su compañero para tratar de identificar al sospechoso. Antes de que le dijera nada, el hombre le disparó en la zona de axila izquierda. Falleció en el Padilla horas después.

Páez cayó al suelo después de haber recibido un disparo en el pecho, otro en una oreja y un tercero en la mano. El homicida, lo habría rematado con dos tiros en la espalda. Llegó sin vida al Centro de Salud.

El doble homicida utilizó un arma de alto poder de fuego, calibre 11.25.

Comentarios