Bendecidos por el deporte

19 Feb 2018
1

A PLENO. Pablo García, preparador físico; los remeros Scenna, Modarelli, Pagnanelli, Herrera y Cristian Rosso (selección Mayor) y Cambareri, el el técnico.

“El remo es una bendición para mi familia. Mi otro hijo también lo practica”, sentenció Hernán Herrera, papá de Tomás. Las razones laborales por las que se mudó con su familia le trajeron beneficios colaterales. El origen de ellos estuvo en el Parque General San Martín de Mendoza, en el coqueto espejo de agua que es usado por el Club Mendoza de Regatas. Allí, Tomás puso toda su energía en aspectos fundamentales para la vida general y no sólo deportiva. “Bendición significa que la mente y el cuerpo de un adolescente se enfocan en una disciplina deportiva, lejos de las drogas y el alcohol”, destacó el padre del atleta.

“Para el club, el remo y la natación son lo más importante. En ese sentido, ellos desarrollan atletas, diría, para torneos Mundiales”, destacó la intensidad del entrenamiento en el Club de Regatas que además tiene una variadísima oferta deportiva y sociocultural. Hernán, para ejemplificar el rendimiento superlativo de los representantes del club mendocino, se valió del último Nacional de Remo que se corrió en noviembre, en Tigre. “Ganaron en todas las especialidades y se consagraron campeones”, contó Herrera. Fueron nueve las medallas de oro conquistadas y con aporte de Tomás, que formó parte del “8 Junior”.

“Este año Tomás no irá a la Universidad porque son los Juegos Olímpicos de la Juventud y se dedicará exclusivamente al remo”, explicó el padre. Una meta olímpica precisa decisiones trascendentales como las que el atleta tomó para alcanzar una meta de semejante proporción.

Comentarios