Estofán logra adhesión en el CAM para su idea de jurados vecinos

Los consejeros avalaron un cambio de reglas

14 Feb 2018
1

EN LA SESIÓN DEL CAM. Estofán, Cossio, Grellet, Valdez, Tello y Vals. prensa cam

Los integrantes del Consejo Asesor de la Magistratura (CAM) aprobaron una enmienda del reglamento interno promovida por su presidente, Antonio Estofán. Gracias a esta modificación, el órgano quedó facultado para, en función de sus necesidades, sortear a los jurados de los concursos públicos de antecedentes y oposición a partir de tribunales conformados con el criterio de la vecindad. Esta posibilidad funcionará como una alternativa al método vigente de selección de evaluadores de aspirantes a juez a partir del sorteo de los nombres proporcionados por universidades y entidades intermedias de todo el país ligadas a la Justicia. Los jurados supervisan la prueba escrita, cuyo resultado es decisivo para constituir las ternas de candidatos a la magistratura.

El cambio reglamentario es una versión morigerada de la idea de Estofán. El vocal de la Corte Suprema de Justicia de Tucumán inicialmente pretendía que fuesen los consejeros los que armaran los tribunales con jurados vecinos (son tres: un representante de la judicatura, otro de la abogacía y otro de la academia) . “No recurramos a las instituciones para que nos manden las listas. Desregulemos esa parte y Busquemos personalidades. Por tirarles un nombre: el tratadista y académico Jorge Bermúdez. Busquemos gente de ese calibre, que tenga vecindad”, instó Estofán en la sesión del miércoles pasado, la primera de este año. Marcelo Fajre, consejero por los abogados de la capital, dijo que, a los efectos de ganar tiempo, le parecía razonable la idea de que exista proximidad geográfica entre los tres jurados, pero planteó sus dudas respecto de la propuesta de prescindir de los listados que remiten las instituciones. Fernando Valdez, consejero por la minoría legislativa, precisó el argumento: “creo que fue un avance que la integración del tribunal proceda por sorteo porque eso añade objetividad al concurso. Si vamos a garantizar que este método siga vigente para formar los tribunales regionales, votaré a favor”.

Si bien Estofán insistió con las ventajas que podría acarrear su propuesta para reducir los tiempos de sustanciación de los concursos, los restantes consejeros dieron a entender que preferían conservar el sorteo. Este método fue instaurado durante la gestión anterior como una manera de acentuar la transparencia: hasta entonces, los tribunales eran formados con los nombres que, discrecionalmente, proporcionaban los integrantes del CAM. Al incorporar el azar, el órgano que presidía Daniel Posse, vocal de la Corte, dispuso también que los evaluadores reciban una retribución por su trabajo.

Luego de oír a los consejeros, Estofán cedió y aceptó reconfigurar su iniciativa. “Estoy de acuerdo en que no se ‘prearme’ el tribunal. Elegimos región y, dentro de ella, jurados, por sorteo. Todo por sorteo. Probemos esta modalidad y veamos qué sucede. Quiero intentarlo”, dijo en presencia de los consejeros Fajre, Valdez, Martín Tello, Diego Vals, Julieta Tejerizo, Elena Grellet, Roque Cativa y Luis Cossio. En la misma sesión, las autoridades abrieron tres concursos nuevos, decisión que eleva a 46 los procesos de preselección de jueces en trámite en el CAM. Además, conformaron el Consejo Académico de la Escuela Judicial, asunto en el que, a diferencia de los jurados vecinos, no hubo consenso (se informa por separado).

Comentarios