La idea de congelar los sueldos de los funcionarios ya genera debate entre los dirigentes tucumanos

Mientras el oficialismo señala que los salarios están sujetos a la inflación, la oposición dice que paralizarlos será un buen ejemplo La medida, impulsada por Mauricio Macri, busca bajar el gasto público. “Aún no hay nada hablado”, señaló Regino Amado.

29 Ene 2018

Los funcionarios provinciales e intendentes del PJ no ven con buenos ojos la decisión del Gobierno nacional de congelar, durante 2018, los sueldos correspondientes al Presidente, los ministros y secretarios de Estado.

La medida busca mostrar el esfuerzo para bajar el gasto público, ya que sin la recomposición del 15%, el Presidente y los ministros aportarían un ahorro de $ 700 millones durante este año. Tal como informaron fuentes de la jefatura de Gabinete, ministerio que delineó el congelamiento salarial, aún no hay fecha para oficializar la decisión, pero todo indica que será en los próximos días, tras el retorno del Presidente Mauricio Macri de su gira por Europa.

En la Provincia se tomó con precaución el anuncio. El Ministro de Gobierno Justicia y Seguridad, Regino Amado, expresó que todavía no hay “nada conversado” sobre el tema. “A la decisión no la tomaría yo de igual manera”, indicó el funcionario cuando fue consultado por LA GACETA sobre la medida que impulsará en los próximos días el macrismo. Amado explicó que el porcentaje del aumento en los salarios correspondientes a los funcionarios del Gobierno, se arregla luego de discutir los sueldos de los trabajadores incluyendo los de la administración pública. “Se aumenta el mismo porcentaje que en los demás sueldos”, finalizó.


Por su parte, Fernando Juri, presidente subrogante de la Legislatura, indicó que en la provincia, desde el parlamento, se redujo la cantidad de empleados designados. “No hablo de no incrementar los salarios, sino de no nombrar a más personas”, explicó. Juri expresó que un funcionario honesto es como un ciudadano común y corriente, por lo que su sueldo debe estar sujeto a las variables de la inflación al igual que está el de cualquier empleado. “No comparto que tengan que congelar los salarios, eso es una hipocresía”, manifestó el peronista. Añadió que cada provincia cuenta con un presupuesto propio y tiene autonomía. “Decir que a un funcionario o a un empleado político no le vas a aumentar el sueldo es una hipocresía”, reiteró.

El secretario de Gobierno de la ciudad de Concepción, Julio “Tito” Herrera, se expresó a favor de la medida que llevará a cabo el Gobierno nacional. “Me parece bien, porque es una señal, un signo, desde el punto de vista de los gastos políticos. No es una solución de fondo, porque es mínimo lo que se puede -en definitiva- ahorrar”, explicó el radical.


El presidente de la Unión Cívica Radical de Tucumán manifestó que no es la “gran diferencia”, al contrario, apenas son “centésimos” lo que se economizaría, pero resaltó la importancia de la decisión debido al mensaje que transmite a la sociedad desde la clase política. “El agujero negro es vergonzoso en Tucumán por parte de la Legislatura, que tiene un presupuesto de $ 2.650 millones para este año, para colmo sospechado de ser dinero que aún no fue rendido”, arremetió Herrera. Para el radical, ajustar el presupuesto del Poder Legislativo sería una decisión acertada y mucho más “significativa” que congelar los salarios.

Herrera indicó que provincias “ricas” como Córdoba sólo tienen el 30% del presupuesto que tiene la Legislatura de Tucumán, al igual que en Buenos Aires y en Santa Fe. El funcionario de Concepción hizo hincapié en la importancia del ahorro del gasto en la provincia, que para él, tiene que ver más con el ajuste del presupuesto de la Legislatura para este año, que con el posible congelamiento de salarios de distintos funcionarios del Gobierno.

El intendente de la Banda del Río Salí, Dario Monteros, expresó que está de acuerdo con la medida impulsada desde el Estado nacional, pero también indicó que no pasa por ahí la solución económica. “Todo lo que signifique reducción de gasto y no atente contra el bolsillo de la gente me parece bien”, señaló el peronista. Monteros manifestó que hay que hacer el “sacrificio” y añadió que los sueldos en Buenos Aires están por encima de los $ 100.000. “Creo que más que congelarlos, se tendría que hacer una rebaja, que se le haga una quita provisoria mientras el país sale adelante”, finalizó.

La medida comunicada por el jefe de gabinete, Marcos Peña, el pasado viernes, abrió opiniones a favor y en contra. Con el regreso del presidente al país, se definirá la fecha del lanzamiento de la misma, que regirá durante el 2018 sobre los salarios de ministros, secretarios de Estado y del propio Macri.

Comentarios