Buscan promover el valor turístico de un algarrobo que cobijó a Manuel Belgrano

El árbol está dentro de una casa en Entre Ríos, y bajo su sombra descansó el prócer en 1810.

19 Ene 2018
1

El algarrobo de Paraná se encuentra muy reducido debido al deterioro que sufrió a lo largo de los años. FOTO TOMADA DE ELONCE.COM

PARANÁ, Entre Ríos.- El algarrobo negro que cobijó con su sombra a Manuel Belgrano durante su paso por Paraná tendrá nueva señalización, con lo que se busca conservar su atractivo turístico y facilitar la identificación para los ocasionales visitantes que recorren la zona conocida como La Floresta, por donde el militar cruzó en 1810 cuando iba hacia Paraguay.

El árbol, emplazado dentro de una vivienda en las calles Florentino Ameghino y Enrique Acebal, es un ejemplar protegido por normas municipales desde 1965 cuando se dictó el decreto 408 para resguardarlo.

Ahora, desde la Dirección de Señalización Urbana de la municipalidad de Paraná se confeccionó un nuevo cartel que recuerda el paso del prócer por la ciudad y evita que los turistas lo confundan con otras especies que existen en la zona que se caracteriza por su frondosa vegetación.

Con la inscripción "bajo su copa descansó el general Belgrano en 1810", el municipio y los Amigos del Árbol en Paraná destacaron el algarrobo cuya copa emerge desde el jardín de una casa, en la que sus propietarios aceptan generosamente la visita de ocasionales turistas interesados en la historia.

"El árbol está dentro de una casa. Su tamaño hoy es cuatro veces más chico que cuando Belgrano cruzó por esa zona, porque las inclemencias del tiempo lo han dañado", contó el director de Señalización Urbana de Paraná, Paolo Zitelli.

El funcionario explicó que trabajarán también para apuntarla el árbol "porque las tormentas lo movieron".

Cartas

Una de las defensoras más fervientes del algarrobo fue María Lourdes Cura, dirigente de la Asociación de Amigos del Arbol y fallecida en abril de 2016, quién contó que fue bajo ese árbol donde Belgrano "le escribió cartas a Doña Gregoria Pérez de Matorras".

Cura sostuvo que el árbol "hizo posible que Entre Ríos fuera todos los verdes, porque donde hay algarrobo hay pasto todo el año".

En octubre de 1810, en su marcha hacia la liberación de Paraguay, como representante del gobierno nacional, Belgrano estuvo en Paraná donde, durante su breve estadía, se interiorizó sobre las aspiraciones de la población de la Baxada del Paraná para alcanzar el rango de villa, lo que se lograría un año después. (Télam)

Comentarios