Ediles opositores no levantan la denuncia contra Campero

Valoran el diálogo abierto, pero desconocen la legalidad de las nuevas autoridades Jaldo citó a los concejales que están enfrentados al intendente. Los instó a resolver el conflicto desde el “ámbito político”

12 Ene 2018
1

SEGUNDA MESA. El vicegobernador, a cargo del poder ejecutivo, se reunió ayer con las cuatro concejales opositores y con el legislador Ariel García.

La ronda de conversaciones entre las autoridades provinciales y municipales de Yerba Buena completó ayer un nuevo paso. Sin embargo, los dos sectores enfrentados en la Ciudad Jardín parecen estar aún lejos de hallar un punto de acuerdo.

Benjamín Zelaya, Maximiliano García, Lucas Cerúsico y Pedro Albornoz Piossek, los cuatro concejales opositores de esa ciudad y su “padrino” político, el legislador Ariel García, acudieron ayer a Casa de Gobierno para reunirse con el vicegobernador, Osvaldo Jaldo (se encuentra a cargo del Poder Ejecutivo). Un día antes, el presidente de la Cámara había departido con los miembros del otro espacio, conducido por el intendente local Mariano Campero.

La crisis política e institucional en Yerba Buena cobró impulso en septiembre de 2016, cuando el radical Rodolfo Aranda reclamó la banca que había dejado vacante Lisandro Argiró (asumió como funcionario municipal). La puja se intensificó durante el año pasado, porque los opositores no permitieron la jura de Aranda. Ya en diciembre, el conflicto se agravó cuando los cinco ediles ligados a Campero iniciaron una sesión, desplazaron a los díscolos de la mesa de conducción y permitieron la asunción de Aranda. De inmediato, el sector opositor judicializó esas últimas acciones.

Zelaya, tras la reunión de ayer con Jaldo, celebró la mesa de diálogo. “Vamos a profundizar el camino, junto con el resto de los concejales, el intendente Campero y el legislador García, para reencauzar el normal funcionamiento de las instituciones en Yerba Buena”, expresó. No obstante, aclaró que los planteos judiciales iniciados seguirán su curso. Incluso, hay un último escrito impulsado para que se declare asunto de feria el recurso de amparo interpuesto contra aquella sesión. “Esperamos que se respete el quórum porque es un número esencial en los parlamentos para definir la mayoría y sería un precedente muy peligroso para la democracia que se pueda dar por legal a una reunión sin el quórum necesario. Es un derecho legítimo que vamos a defender y será la Justicia quien deberá dirimirlo. Más allá de la cuestión judicial, vamos a propiciar el diálogo para que nos pongamos de acuerdo”, rescató.

Trascendió que durante la conversación, el vicegobernador Jaldo instó a los cuatro opositores a regresar al recinto, hasta tanto haya una definición judicial. Ocurre que este espacio no había concurrido a cuatro convocatorias extraordinarias citadas por el intendente en diciembre. “Es importante que hagamos el esfuerzo por llevar soluciones desde el ámbito de la política, porque las cuestiones que están planteadas en el ámbito judicial dependen de los tiempos de la Justicia, que no son iguales a los de la política. Es por ello que se torna indispensable resolver estas cuestiones en el marco de la política, para asegurar el normal funcionamiento de las instituciones”, bregó Jaldo.

Radiografía del recinto

1- ¿Qué pasó? Hay dos grupos de concejales enfrentados en Yerba Buena. Eso impide el normal funcionamiento del cuerpo deliberativo.

2- Por un lado están los oficialistas Javier Jantus, Marcelo Rojas y José Macome. A estos se aliaron Héctor Aguirre y Walter Aráoz (PJ).

3- Por el otro están los opositores Benjamín Zelaya, Lucas Cerúsico y Maximiliano García (UCR); y el macrista Pedro Albornoz Piossek.

4- La banca N° 10 está en disputa. Rodolfo Aranda juró a fines de 2017 por impulso de los cinco oficialistas; la oposición judicializó esa sesión.

Comentarios