La baja moderada de la tasa de interés impactó en el mercado e hizo caer el dólar hasta $ 19,29

La autoridad monetaria recortó de 28,75 al 28% y dijo que será cautelosa en adecuar su política monetaria a la nueva meta inflacionaria. Se trata de una reducción que se ubica en la mitad de los pronósticos que hasta ayer manejaban los analistas: 75 puntos básicos.

10 Ene 2018
1

HASTA ÚLTIMA HORA. Los analistas se mantuvieron expectantes durante toda la jornada, hasta que finalmente el dólar perdió terreno ante el peso. télam

Tal como esperaban los operadores, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) redujo ayer su tasa de política monetaria en 75 puntos básicos, de 28,75% a 28%, en busca de ponerla en línea con la modificación de las metas de inflación para el corriente año, anunciada el 28 de diciembre pasado.
En este marco, ante indicios de que el recorte de las tasas iba a ser moderado, al cierre de las operaciones del mercado de cambio el dólar revirtió la tendencia alcista del primer tramo y terminó a $ 19,29, tras tocar un máximo de 19,41, con lo que retrocedió cinco centavos respecto de la cotización inicial de $ 19,34 con que arrancaron las negociaciones del día.
Fuentes del mercado señalaron que este descenso de última hora de la divisa estadounidense puede indicar que los operadores intuyeron que el ente monetario reduciría levemente la tasa de interés, ya que una baja mayor del costo del dinero podría empujar a una compra masiva de dólares.
En los fundamentos de la determinación adoptada por el Directorio del Central, el comunicado señala: “en la última semana de 2017 se anunció el diferimiento de la meta de inflación de largo plazo (5% anual) al año 2020, y nuevas metas intermedias de 15% para 2018 y 10% para 2019. Ese sendero es ahora el objetivo de la política monetaria del Banco Central de la República Argentina (BCRA)”, subrayó la entidad que preside Federico Sturzenegger.
Asimismo, recordó que en diciembre se dio a conocer, además, una secuencia de transferencias del BCRA al Tesoro que para 2019 reduce en términos nominales dicha asistencia a la mitad de la ya establecida para 2018 y que, para los años subsiguientes, está definida por una regla automática no vinculada a la tasa de inflación sino al crecimiento real de la demanda de dinero. De esta manera, la autoridad monetaria se mostró precavida y gradualista a la hora de avanzar en el camino de reducción de la tasa de interés registrada de manera ímplicita con  la modificación de metas de inflación, con lo que desairó a quienes apostaban por una baja del costo del dinero de dos puntos porcentuales o más.
En su análisis, el BCRA subrayó que en las últimas semanas se conoció el resultado del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), con pronósticos recabados hasta el 28 de diciembre, donde “la inflación esperada para 2018 aumentó de 16,6% a 17,4%”. Este incremento, según la entidad, se fundamento “en la corrección de precios regulados,  puesto que la expectativa de inflación núcleo se mantuvo estable en 14,9%” para el nuevo año. 
En tanto, para 2019 la expectativa de inflación creció de 11,3% a 11,6% (la núcleo se redujo de 10,4% a 10%) y por primera vez se relevó un pronóstico para 2020, que resultó de 8%, según indicó el REM.
En los comunicados del 12 de diciembre y del 26 de diciembre el BCRA enfatizó que la inflación núcleo había quebrado el nivel de persistencia observado entre mediados de 2016 y mediados de 2017, pero que la política monetaria mantenía un fuerte sesgo contractivo para evitar un contagio de los aumentos de precios regulados a la inflación núcleo. 

Tal como esperaban los operadores, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) redujo ayer su tasa de política monetaria en 75 puntos básicos, de 28,75% a 28%, en busca de ponerla en línea con la modificación de las metas de inflación para el corriente año, anunciada el 28 de diciembre pasado.

En este marco, ante indicios de que el recorte de las tasas iba a ser moderado, al cierre de las operaciones del mercado de cambio el dólar revirtió la tendencia alcista del primer tramo y terminó a $ 19,29, tras tocar un máximo de 19,41, con lo que retrocedió cinco centavos respecto de la cotización inicial de $ 19,34 con que arrancaron las negociaciones del día.

Fuentes del mercado señalaron que este descenso de última hora de la divisa estadounidense puede indicar que los operadores intuyeron que el ente monetario reduciría levemente la tasa de interés, ya que una baja mayor del costo del dinero podría empujar a una compra masiva de dólares.

En los fundamentos de la determinación adoptada por el Directorio del Central, el comunicado señala: “en la última semana de 2017 se anunció el diferimiento de la meta de inflación de largo plazo (5% anual) al año 2020, y nuevas metas intermedias de 15% para 2018 y 10% para 2019. Ese sendero es ahora el objetivo de la política monetaria del Banco Central de la República Argentina (BCRA)”, subrayó la entidad que preside Federico Sturzenegger.

Asimismo, recordó que en diciembre se dio a conocer, además, una secuencia de transferencias del BCRA al Tesoro que para 2019 reduce en términos nominales dicha asistencia a la mitad de la ya establecida para 2018 y que, para los años subsiguientes, está definida por una regla automática no vinculada a la tasa de inflación sino al crecimiento real de la demanda de dinero.

De esta manera, la autoridad monetaria se mostró precavida y gradualista a la hora de avanzar en el camino de reducción de la tasa de interés registrada de manera ímplicita con  la modificación de metas de inflación, con lo que desairó a quienes apostaban por una baja del costo del dinero de dos puntos porcentuales o más.

En su análisis, el BCRA subrayó que en las últimas semanas se conoció el resultado del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), con pronósticos recabados hasta el 28 de diciembre, donde “la inflación esperada para 2018 aumentó de 16,6% a 17,4%”.

Este incremento, según la entidad, se fundamento “en la corrección de precios regulados,  puesto que la expectativa de inflación núcleo se mantuvo estable en 14,9%” para el nuevo año. 

En tanto, para 2019 la expectativa de inflación creció de 11,3% a 11,6% (la núcleo se redujo de 10,4% a 10%) y por primera vez se relevó un pronóstico para 2020, que resultó de 8%, según indicó el REM.

En los comunicados del 12 de diciembre y del 26 de diciembre el BCRA enfatizó que la inflación núcleo había quebrado el nivel de persistencia observado entre mediados de 2016 y mediados de 2017, pero que la política monetaria mantenía un fuerte sesgo contractivo para evitar un contagio de los aumentos de precios regulados a la inflación núcleo. 

Escenarios posibles

1 Los analistas coinciden en que a partir de hoy, el dólar pegará la vuelta (que inició ayer), y bajará varios centavos hasta estabilizarse, quizás con un piso de $ 18,50 para el tipo de cambio mayorista. Nery Persichini, economista jefe de MB Inversiones, señaló: “creo que parte de esta baja inferior a la estimada la empezó ayer a incorporar el dólar con el descenso que tuvo sobre el final. El tipo de cambio va a bajar nuevamente mañana (por hoy), para luego estabilizarse de forma tal que no ponga presión a la creación de expectativas, de cara a las paritarias que se vienen”.

2 Los analistas interpretan que, con la baja moderada de la tasa, el Central intenta comunicar que hay una desinflación bastante notoria y que no estamos tan lejos de la meta del 15%. Por eso anunció el relajamiento de las tasas, algo que no sucedía desde hace 13 meses. En este sentido, hay algunos economistas que, sin embargo, consideran que el mercado tiene otra interpretación. Uno de ellos es el economista Fausto Spotorno, quien aseguró que en los próximos meses, puede subir un poco la inflación y que el dólar se acomode un poco.

3 Varios economistas consideran que la baja de las tasas es un signo de autonomía del Banco Central y que esa actitud “prudente” debería “tranquilizar al mercado.” Sobre el impacto de la baja de tasas en la economía real, los especialistas coincidieron en que “son más relevantes otras cuestiones”. Según señalaron Fausto Spotorno y Daniel Artana, la economía mundial está en un buen momento y la de Brasil, repuntando. Esas cuestiones, coincidieron, son más importantes para la economía local. “Este año habrá crecimiento, poco, pero es posible que crezca”, agregaron.

4 La baja de las tasas traerá competitividad para algunos sectores de la economía. Así lo consideró el presidente de Coninagro, Carlos Iannizzotto, quien apoyó ayer la decisión del Banco Central de rebajar la tasa de interés en 75 puntos básicos, de 28,75% a 28%, y pidió que la entidad monetaria instrumente más recortes en los próximos meses, para alentar la inversión y la exportaciones. “Las actuales tasas de interés superan a las tasas de rentabilidad esperadas por la producción agropecuaria”, dijo Iannizzotto a través de un comunicado de prensa.

En Esta Nota

El dólar
Comentarios