“Veo la diferencia entre juego y vida real”

07 Ene 2018
1

NICOLAS Y LUCAS. Les permiten jugar, pero les fijan normas.

“Jugar a los videojuegos me provoca una sensación muy buena. Y es verdad que yo siento que el video me va llevando a seguir: pero yo veo la diferencia entre lo que es el juego y la vida real”, afirma Nico Rubinstein (10 años), por Whatsapp, desde alguna playa.

Nico cuenta que Dragon Ball 2 y Sombras de Guerra son algunos de sus juegos favoritos. Que juega con amigos, solo u on line. Desde la computadora o desde la Play Station 4.

“Jugamos y los invitamos a que vengan los compañeros del cole o de la colonia. Mis padres me dicen que puedo jugar desde las seis de la tarde. Juego on line con los auriculares, con el volumen muy alto, y hablo con amigos de otros países. Juego al Call of Duty y a la GTA 5. Y lo máximo que me permiten es hasta la hora de cenar”, detalla.

Marca la diferencia entre vida real y vida virtual; cuenta que en juegos como el GTA5, por ejemplo, “hay como muertes de la nada”. “Y podés hacer lo que te antoje la gana en el juego. Pero en la vida real sabés que eso está mal. Tengo un juego que se llama Viernes 13. Se trata de un asesino de una película de terror que mata de diferentes formas, pero yo sé que es un juego”, asegura este gamer que ya a los seis años jugaba “a todo eso, y no tenía pesadillas, porque sabía que no era real”.

¿Es youtuber?, le pregunta LA GACETA. Y Nico, que también juega al ajedrez ( “mi abuelo fue el mejor ajedrecista de la Argentina”), afirma que sí, que también es youtuber. “Pero no soy conocido. Apenas tengo seis suscriptores”, revela.

Comentarios