Según un piloto, Loma Bola debería reforzar la seguridad

Jorge Tobar vuela en ala delta y sostiene que el club necesita orden y establecer más controles.

04 Ene 2018
1

MUCHO PÚBLICO. Los despegues se efectúan a pocos metros. la gaceta / foto de Diego Aráoz

“A Ariel (Salazar) lo conozco y lo considero un excelente piloto. He sido su instructor de ala delta, hace muchos años. Es uno de los pilotos más respetados. Pero al más pintao se le pianta la liebre... Mi opinión es que el tema de la seguridad en la disciplina del parapente, y especialmente en Loma Bola, está al rojo vivo. Hay una serie de circunstancias que no se están teniendo en cuenta”.

La opinión sobre los hechos que culminaron en la trágica muerte de Natalia Vargas pertenece a Jorge Osvaldo Tobar, piloto de avión y de ala delta, ex comisario y allegado a la familia Vargas. Aclara que solamente ha volado tres veces en parapente, siempre como pasajero, pero aún así mantiene una mirada crítica sobre la manera de trabajar con el servicio de vuelos biplaza en el cerro San Javier.

El padre de Natalia Vargas se reunió con el piloto Salazar: "debería tener la valentía de hacerse cargo"

“Las personas pagan bastante por ese servicio. Creo que mínimamente debería haber una ambulancia en el despegue por cualquier cosa, una delimitación del área de donde despegan los pilotos, asistentes que ayuden a los pasajeros a montarse y que colaboren con los chequeos de seguridad... Y, por último, algo que sí hay en los torneos de parapente: un juez de despegue, un comisario deportivo que revise todo antes del despegue”, detalló.

Factores distractivos

Según la descripción de Tobar, en Loma Bola los pilotos deben estar atentos a armar su equipo, a los curiosos que se ubican a pocos metros de sus velas, a los perros que andan sueltos por el sitio de despegue, a los chicos que corretean por el lugar y a una infinidad de factores distractivos que no tienen que ver con la disciplina en sí pero que hacen a la seguridad. “Entonces, ¿qué servicio ofrece el club? ¿Solamente cobra una comisión por cada vuelo biplaza que despega de ahí, pero no garantiza la mínima seguridad?”, se preguntó el piloto. “Yo creo que dentro de todo y afortunadamente, en el mundo no han habido tantos accidentes en parapente, y por eso todavía no se toman las precauciones suficientes que sí se aplican a cualquier disciplina de vuelo -apuntó-. Quizás con este tipo de tragedias las cosas comiencen a cambiar”.


En Esta Nota

Loma Bola
Comentarios