“A Caciccio lo están amenazando o extorsionando”, dijo Lebbos

Ante las acusaciones de supuesto uso de fondos públicos, el padre de Paulina afirmó que se trata de una mentira y de una maniobra política.

11 Dic 2017
1

RESPUESTA TAJANTE. “Yo no recibo plata de nadie”, aseveró Alberto Lebbos. la gaceta / foto de franco vera

“Lo han amenazado, lo han extorsionado o lo han coaccionado”. Así respondió Alberto Lebbos a las acusaciones públicas de Dardo Caciccio, quien había dicho que el padre de Paulina, asesinada en 2006, se habría quedado con fondos que le llegaban de la Nación, del sindicato La Bancaria y del diputado radical José Cano, los que estaban destinados a acciones de los familiares de víctimas de la impunidad.

Lebbos también afirmó que sintió tristeza cuando conoció las declaraciones del padre de Morena Guadalupe Caciccio Fernández, la nena que murió en 2012 en el hospital Italiano. Caciccio sobrelleva un reclamo por la falta de disposición de un avión sanitario provincial para trasladar a su hija.

“Estamos dolidos, señor Lebbos tiene una manchita”

“Es una total y absoluta mentira. Dardo debe estar siendo víctima de alguna coacción o extorsión por parte del poder político, de los responsables ideológicos del encubrimiento del homicidio de Paulina, quienes también son responsables de la muerte de Morena”, enfatizó Lebbos ante la consulta de LA GACETA.

“Yo no recibo plata de nadie. Es cierto que hemos recibido él (por Caciccio), yo y mucha gente de la comisión (de víctimas de la impunidad) algún tipo de ayuda, consistente en algún pasaje, en afiches, en colaboración para hacer los actos el 26 de febrero, como el sonido o el escenario”, expresó.

Caciccio dijo en la edición de ayer que el referente de la organización local “recibía dinero” de varios colaboradores, pero que “nunca distribuyó los recursos”. Según el padre de Morena, se trataría de $ 50.000 mensuales. “Era lo que recibía él hace mucho tiempo para la comisión -sostuvo el padre de Morena-. Desde el tiempo de las marchas que me asocié hace cinco años, pero hace dos años y medio que dejé de ir. Nunca lo hice público; creo que es hora porque no se puede dormir ni vivir en paz”.

Ante estas manifestaciones, Lebbos insistió en que la acusación pública es “una burda maniobra, que se encuadra en todas las acciones que hizo el alperovichismo. No se olviden que he recibido amenazas de muerte, que mi hija ha sido atacada por Alperovich y que mi familia es constantemente agredida. Todo forma parte de una práctica que apunta a que dejemos de luchar contra la impunidad y para que se esclarezca el homicidio de Paulina”, expresó.

“Como llega el juicio, no tengo dudas de que esta gente está apelando a cualquier recurso. Entre esos recursos, tengo la plena convicción de que lo extorsionan, lo coaccionan (a Caciccio), porque sabe perfectamente que lo que dijo fue mentira”, añadió.

El juicio oral y público del crimen de Paulina Lebbos comenzará el 6 de febrero próximo. Entre los acusados se encuentran cuatro ex funcionarios del gobierno de José Alperovich. Son Luis Nicolás Barrera, Héctor Rubén Brito, Eduardo Oscar Di Lella y Hugo Raúl Sánchez. Además, irán al banquillo el ex policía Hugo Waldino Rodríguez y Roberto Luis Gómez, único imputado que completó el plazo de la prisión preventiva.

“Hemos recibido amenazas de muerte muchas veces. Esto forma parte de este mundo de impunidad que es Tucumán, donde están los autores ideológicos que usan a abogados mediáticos. El abogado de Caciccio es (Gustavo) Morales, que a su vez es representante de Di Lella, principal responsable de la maniobra de encubrimiento que ha sido sostenido por el alperovichismo. Me da tristeza que a este hombre lo estén usando; debe recibir un apriete. Sería bueno que se investigue qué es lo que le está pasando a Dardo”, apuntó Lebbos.

También hizo hincapié en que la denuncia pública adquiere carácter de grave debido a que involucra al resto de los integrantes de la comisión de víctimas de la impunidad. “Ni siquiera quisimos tener personería jurídica para que nadie se confunda. No queremos plata, ni premios, ni subir a algún escenario. Lo que queremos es verdad y justicia”, afirmó.

“Vivo gracias a mi trabajo, a mi actividad privada. En mi familia, todos trabajamos honesta y decentemente, como debe ser. Tengo mi negocio, que es público conocimiento. Tengo hijos que son profesores“, finalizó Lebbos.

Comentarios