Palestina estalla en protestas contra Trump

Genera repudios en todo el mundo el giro en la política de Estados Unidos, que reconoció a Jerusalén como capital de Israel Hamas llama a una tercera Intifada. Manifestantes quemaron banderas estadounidenses y fueron reprimidos

08 Dic 2017

FRANJA DE GAZA.- Miles de palestinos chocaron con tropas israelíes en Cisjordania y manifestantes quemaron en Gaza carteles del presidente Donald Trump y banderas estadounidenses e israelíes, en medio de creciente indignación en el mundo árabe y entre los musulmanes por la decisión del mandatario de Estados Unidos de reconocer a Jerusalén como capital de Israel.

En Gaza, cientos de palestinos acudieron a las zonas fronterizas, donde se enfrentaron con las tropas israelíes, que respondieron con disparos e hirieron a seis personas, una de las cuales se encuentra en estado crítico.


ANUNCIO. Donald Trump saluda luego del anuncio; atrás, el vicepresidente, Mike Pence. REUTERS

En la Franja de Gaza, el líder del movimiento islamista Hamas, Ismail Haniyeh, llamó a los palestinos a iniciar hoy una nueva “Intifada”, o levantamiento popular, como los ya protagonizados en las décadas de 1980 y 2000, que dejaron unos 4.000 muertos en disturbios, choques y atentados, entre palestinos e israelíes.

En Cisjordania, prendieron fuego a neumáticos y arrojaron piedras contra los soldados, luego de que el Ejército israelí desplegara batallones adicionales en la región ocupada, en previsión de desmanes.

En la ciudad bíblica de Belén, soldados israelíes lanzaron gases lacrimógenos y chorros de agua a presión desde camiones hidrantes para dispersar a los palestinos. En Ramallah, sede del gobierno palestino, cientos de jóvenes que se desprendieron de una manifestación pacífica de 3.000 personas quemaron gomas y tiraron piedras a soldados.

La Media Luna Roja informó de más de 10 heridos en las ciudades palestinas de Kalkilia y Tulkarem. En la ciudad de Naplusa, quemaron banderas estadounidenses y fotos de Trump.

La decisión de Trump rompe con décadas de política de garantías internacionales a los palestinos de que el estatus de la ciudad sagrada debe determinarse en negociaciones con Israel.

Los palestinos quieren que la parte oriental de Jerusalén, ocupada por Israel en una guerra en 1967 y anexada años después, sea la capital de su futuro Estado.

Las mayores protestas se esperan para hoy, día sagrado islámico, cuando los palestinos (y los musulmanes en general) se congregan en las mezquitas. “Es una agresión a nuestro pueblo y una guerra a nuestros santuarios”, dijo Haniyeh.“Que el levantamiento dure hasta que Trump y la ocupación lamenten esta decisión”, agregó. (DPA-Reuters)

Comentarios