Con el “chanchito” de la Legislatura se pueden pagar seis años de dietas

Gracias a la ley de Excedentes Financieros, vigente desde 1999, la Cámara legislativa generó un ahorro de casi $190 millones. El monto se multiplicó seis veces desde la llegada del vicegobernador Jaldo, a finales de 2015.

26 Nov 2017

El Poder Legislativo tiene su propio “chanchito”. No es una alcancía de arcilla ni de lata. Los ahorros del órgano que integran los representantes del pueblo van a parar a una cuenta especial, creada por la ley 6.930, de 1999, que le permite a la Cámara -al igual que al Poder Judicial provincial y al Tribunal de Cuentas- retener el dinero no gastado al final de un período para utilizarlo en un año posterior como “refuerzo extrapresupuestario”.

Según datos a los que accedió LA GACETA, los “excedentes financieros” -esa es su denominación real- de la Legislatura alcanzan a este mes la suma de $ 190 millones.

La cifra equivale a 3.800 dietas de legisladores, hoy fijada en unos $ 50.000. Es decir, alcanzaría para afrontar la remuneración de los 49 representantes del pueblo durante 77 meses (cerca de seis años).

Más allá de la comparación, esa plata no será destinada a haberes, al menos por ahora. Según confirmó el vicegobernador y presidente del Poder Legislativo, Osvaldo Jaldo, estos ahorros están para cubrir alguna eventual situación de crisis o de emergencia (ver nota aparte).

Sólo la Justicia provincial y el Tribunal de Cuentas (TC) venían aplicando los atributos de la ley 6.930 sobre los excedentes financieros.

El TC, gracias a sus ahorros, dejó inaugurada en octubre de 2015 una nueva sede, que está sobre calle San Lorenzo al 300. El Poder Judicial también destinó fondos de esa cuenta a sus nuevas sedes. De hecho, la Corte dejó asentado hace tres semanas que la aplicación de su remanente presupuestario está prevista “principalmente” a la compra “de amoblamiento, hardware y accesorios correspondientes para nuevos edificios y equipamiento asignado a la sala de juicio” (acordada 1.313, del 7 de noviembre).

En contrapartida, hasta hace un par de años no era usual que la Legislatura terminara su período con saldos positivos en sus cuentas para dietas, sueldos y otros gastos corrientes. En 2014, el entonces titular subrogante (hoy ministro de Gobierno), Regino Amado, afirmó que el cuerpo “consume anualmente la totalidad” de su presupuesto.

Esto cambió el 29 de octubre de 2015. Mientras se producía el cambio de autoridades provinciales, la cuenta de excedentes financieros del Poder Legislativo recibía unos $ 25 millones. A partir de entonces, el “chanchito” de la Cámara comenzó a “engordar”. A fines de 2016 ya tenía unos $ 120 millones. Y durante este año llegó a superar los $ 190 millones.

“Erogaciones”

Luego de iniciado el segundo semestre de 2017, el Poder Legislativo comenzó a recurrir a sus ahorros. Según los datos obtenidos por LA GACETA, se afrontaron “erogaciones varias” por más de $ 5 millones con el “chanchito” parlamentario. Jaldo explicó que se utilizaron esos fondos porque el presupuesto legislativo no había sido ampliado todavía.

En 2015, este diario constató mediante fotos y documentos que, meses antes de las elecciones, un empleado de Tesorería recogía varios millones en una o más valijas y los trasladaba en una camioneta oficial a la sede de Muñecas 951.

El reparto de dinero en efectivo en el edificio parlamentario se acabó en agosto de 2016. Junto con la derogación del sistema de “ayudas sociales a personas” o “gastos sociales” -que permitía el manejo discrecional de fondos para supuestos subsidios-, el vicegobernador Jaldo anunció la bancarización de las finanzas internas. Así, la extracción de dinero de los ahorros de la Legislatura ahora debería ser a través de cheques.

En el presupuesto

No está disponible al público el detalle de la información presupuestaria del Poder Legislativo. Se estima que, cada año, se destina el 3,3% del Presupuesto General de la Provincia a los representantes del pueblo. Como la previsión de gastos de la Administración Pública alcanzó los $ 57.500 millones en 2017 -incluida la ampliación presupuestaria de octubre-, la Legislatura habría contado con casi $ 2.000 millones para afrontar las dietas de los legisladores, los sueldos de sus empleados, los subsidios que otorga a organizaciones sin fines de lucro y sus gastos de funcionamiento. Por si acaso, en el “chanchito” tiene ahorros que equivalen al 9,5% de su presupuesto.

Cifras parlamentarias

- $ 57.500 millones, es el monto definitivo del presupuesto general de la Provincia para 2017, de ejecución en curso.

- $ 2.000 millones, es el presupuesto de la Legislatura para 2017, incluida la ampliación de octubre. Es el único poder del Estado provincial que no exhibe el detalle de su previsión de gastos.

- $ 50.000, es la dieta mensual aproximada que percibe un legislador como compensación de su función.

- 9,5%, es el equivalente de los ahorros de la Legislatura ($ 190 millones) con relación al presupuesto que está ejecutando este año la Cámara.

- $ 190 millones, tiene la Legislatura en sus ahorros. Al ser fondos extrapresupuestarios, su aplicación es discrecional.

Comentarios