Apellidos impronunciables: los locutores suelen lidiar con auténticos trabalenguas

Una tarea ardua para los relatores, en especial antes de los Mundiales

26 Nov 2017

En el deporte, en el arte, en el mundo de la política. Son varios los ámbitos en los que aparecen apellidos que se ven como imposibles de pronunciar. Y en estos casos el mayor reto se lo llevan los locutores y conductores.

¿Cómo hacen? ¿Tienen alguna técnica específica para afrontar este tipo de situaciones? Tina Gardella, locutora nacional, cuenta que no tienen tips especiales para aplicar en caso de apellidos impronunciables. “Con lo que nos ejercitamos mucho son con trabalenguas ¡Y de hecho hay un montón de nombres que son verdaderos trabalenguas!”, sostiene.

Gardella comenta que los locutores tienen una gran responsabilidad a la hora de pronunciar apellidos, especialmente cuando se trata de personalidades. “El locutor tiene que ser un referente de cómo se pronuncia un apellido. La gente escucha y repite. Por eso debe decirlo bien. Un apellido no es sólo una palabra; es un sujeto, su historia, su descendencia y, por eso, no se puede improvisar. Hay que ser lo más exactos posibles”, resalta.

Gardella comenta que, para empezar, los alumnos de Locución estudian pronunciación en cinco idiomas, lo cual ya les da una preparación mínima. Y también se instruye sobre cómo expresar las identidades de distintos referentes políticos, culturales y académicos. “Por respeto también a la cultura de la persona que estamos nombrando hay que definir bien desde la entonación del apellido, de manera de dar un anclaje al oyente. En esto no se puede improvisar. La persona merece que se le respete su apellido no sólo por una cuestión de tecnicismo ni estética, sino porque en su identidad está su historia”, precisa.

En deportes

Cada vez que se acercan los Juegos Olímipicos o un Mundial, ellos, los relatores, saben que tienen muchísimo trabajo. “Y sí... hay que hacer un estudio previo de los nombres que seguramente tenemos que decir, cómo se pronuncian, de dónde son, cómo debe ser la entonación. Lo mismo también nos ocurre con muchos deportistas del país”, explica el periodista deportivo Juan José Villalva.

Al contrario de lo que se puede pensar, así vayan muy rápido con el relato, ante un apellido difícil los periodistas tienen que mermar la velocidad para que se etienda bien la identidad del deportista en cuestión. Por eso, la investigación previa de cómo se llama y se pronuncia es fundamental. Por suerte -dice Villalva- hoy en día hay muchas herramientas en internet que ayudan a ese trabajo.


> Impronunciables del fútbol

Un constante dolor de cabeza suelen tener los narradores y comentaristas al momento de pronunciar apellidos de futbolistas africanos, europeos y asiáticos. Es enorme la cantidad de jugadores en el mundo con nombres difíciles. Inclusive aún en Sudamérica existen figuras cuyos apellidos son un trabalenguas. A continuación te mostramos cuáles figuran en el ranking de los impronunciables (algunos ya se retiraron, pero en su momento les representaron un gran desafío a los locutores): Sylvain Gbohouo, Šime Vrsaljko, Sokratis Papastathopoulos, Azubuike Egwuekwe, Jakub Blaszczykowski, Jean Beausejour, Mauro Guevgeozián, Reza Ghoochannejhad.

Comentarios