Francisco Grahl: un sueño ahora posible para el enganche de Atlético

Grahl es el ejemplo de lo que no es darse por vencido: tuvo su chance en los dos partidos con Central, por el torneo y Copa Argentina y la aprovechó

17 Nov 2017

Lo que para unos puede ser la nada misma, para otros se resume en una vida eterna de sinsabores. Francisco Grahl, que hoy entró en sintonía en Atlético, el Atlético de los milagros y éxito constante, tras una nueva clasificación a la Copa Libertadores y su primera final de Copa Argentina asegurada, siente que al fin está viviendo el sueño del futbolista. Tiene 26 años, es joven, pero a su vez piensa que si no se apura, aunque el ‘paso a paso’ sea ley, su carrera puede pasar volando.

Lo cierto es que a sus 26, Grahl al fin pudo ganarse cierto reconocimiento por su trabajo en el “Decano”. Necesitó irse a préstamo a Almagro -“quería jugar”- y de dos partidos esta temporada, los más importantes hasta acá del semestre, para hacerlo. El primero fue con Central en Rosario, donde con su “11” muleto Atlético le asestó el primer golpe de nocaut al “Canalla”. Después vino la semifinal de la Copa en Formosa y la lona para el “Canalla”. Esa noche, Francisco jugó de casi de todo menos de arquero. “Uno tiene que estar preparado para lo que lo necesite el equipo”, explica quien nació como enganche pero al estilo Guillermo Acosta convirtió su fútbol en un negocio de ramos generales.

Del blanco y negro, Grahl pasó a ver la película en colores. “No jugar te hace pasar malos momentos. Le pasa a cualquier futbolista”, confiesa y continúa. “Uno siempre quiere superarse, ¿no? Yo necesitaba partidos así, porque son los que sirven para demostrar cuánta personalidad tenés. Y tanto el grupo como yo demostramos que podemos”, responde orgulloso.

Y si bien hoy puede ser otro su futuro, aunque nada esté escrito, sí dio la impresión de que si en Rosario Francisco no sobresalía, en diciembre su salida podía haber sido un hecho concreto. “Venía jugando en Reserva y haciendo las cosas bien, pero no es lo mismo. Hay diferencia de categorías y jugadores. Es otro el ritmo, la intensidad. Al verme cómo estuve, crecí en confianza. Y después por la Copa, dí otro paso más que necesitaba dar... Uno nunca tiene que dejar de creer”, pide el padre de Malena, Candela e Isabella, y esposo de Nayla. “Mi señora y las nenas son mi gran sostén, así como mi familia que está en Isidro Casanova. Uno a veces ve al futbolista pero no a los que están detrás suyo, que son los que hacen el esfuerzo grande de dejar todo para seguirlo a uno”.

El afecto del grupo

Pueden no ser amigos, pero en Atlético el “tirar todos para el mismo lado” no se negocia. “Quedó una base de jugadores que viene desde hace tiempo. Esa base tiene la idea de no fracasar, de querer ganar siempre. Y los que llegaron captaron el mensaje rápidamente. Nosotros pensamos en el corto plazo. No hay que irse de foco ni pensar más allá del siguiente partido, que es contra Arsenal”, dice el Grahl que hoy, desde las 19.15, buscará dar otro paso más en su deseo de consolidarse en el club.

“Más vale. Yo era consciente de que si en Rosario no me iba bien quizás todo terminaba para mí acá. Y puede que ahora me sienta un poco más tranquilo porque sé que estoy peleando por un lugar para jugar, pero al mismo tiempo cada partido sigue siendo una prueba que debo superar. Estoy preparado.”

Hablemos de fútbol

Atlético es un caso curioso. Juega con dos enganches, Grahl y Favio Álvarez, que a su vez no cumplen el rol exclusivo de la creación. “Antes el enganche era el que jugaba bien, el que se quedaba arriba y no marcaba. Ahora existe el mediapunta, que tiene que colaborar con el volante central; hacer el sacrificio”. Y si de sacrificios se trata, Francisco pide la bandera. En Formosa empezó el partido por derecha, luego pasó al medio y terminó jugando de volante tapón, delante de los dos centrales. “Me faltó sacarle los guantes al ‘Oso’ (Sánchez). Menos mal que no lo hice, je”.

Dos variantes y a jugar

En la práctica de ayer en el Monumental, la última previa al partido de hoy a las 19.15 con Arsenal, el cuerpo técnico terminó de confirmar el “11” titular. Respecto al que jugó en Formosa contra Central por la semifinal de la Copa Argentina, habrá dos variantes: Jonathan Cabral ocupará la vacante del lesionado Franco Sbuttoni, mientras que Guillermo Acosta suplirá en el lateral derecho al expulsado Nicolás Romat.

Nueva caras

El grupo que trabajó ayer en Ojo de Agua luego se concentró en el Hotel Hilton. Además de los titulares, llámese Sánchez, Acosta, Cabral, García, Villagra, Grahl, Aliendro, Freitas, Barbona, Álvarez y Rodríguez, Ricardo Zielinski citó como relevos al arquero Franco Pizziccannella, a los defensores Gabriel Risso Patrón y Mauro Osores, a los volantes Alejandro Melo y Gervasio Núñez, y a los delanteros Hernán Hechalar e Ismael Blanco.

Partido y descanso

Cumplido el encuentro de esta noche, el plantel quedará liberado hasta el lunes, según informaron. Lo que sigue para el “Decano” en la Superliga será visitar el próximo domingo 26 a Estudiantes. El jueves 30, en tanto, visitará a San Lorenzo, por el adelantado de la fecha 12; por último, recibirá a Colón, el lunes 4 de diciembre.

Por ahora, sin novedades

Desde la comisión directiva del “Decano” continúan a la espera de novedades sobre dónde se jugará la final de la Copa Argentina con River. Si bien se había dicho que se definía entre San Juan y Mendoza, se rumorea que Córdoba también sigue en la pelea por albergar el duelo decisivo del torneo más federal del país.

Comentarios