"Paradise Papers" salpicó al Gobierno: el ministro Luis Caputo manejó inversiones en Islas Caimán

El actual ministro de Finanzas aparece mencionado como integrante de una administradora de fondos de inversión vinculada a dos paraísos fiscales.

05 Nov 2017
1

El ministro de Finanzas, Luis Caputo. ARCHIVO LA GACETA

BUENOS AIRES.- El ministro de Finanzas, Luis Caputo, aparece mencionado como integrante de una administradora de fondos de inversión vinculada a dos paraísos fiscales, según la investigación "Paradise Papers" del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ). Antes de ser funcionario, el ministro de Finanzas administró Noctua Partners LLC, una gerenciadora de fondos de inversión de Miami vinculada a Delaware y a las Islas Caimán. En ambas jurisdicciones rigen el secreto y las ventajas fiscales, informó La Nación

El diario, que integra el equipo de periodistas que desclasificó la documentación, mencionó que Caputo también fue manager de Alto Global Fund, un fondo de inversión de alto riesgo relacionado a Noctua y que da "alta rentabilidad en mercados emergentes por más de U$S 100 millones". Para integrar ese fondo, los administradores exigen U$S 1 millón como una suerte de inscripción. 

Por su parte el ministro aseguró a los investigadores que "no hay ningún conflicto de interés" y que actualmente "no tiene nada que ver ni con Axis ni con Noctua". El funcionario también negó que su antiguo rol de administrador de fondos de inversión haya afectado la negociación del pago a los fondos buitre en 2016. 

En abril del 2016 el ICIJ difundió los "Panamá Papers", en los que cientos de políticos, deportistas y personalidades mundiales aparecían vinculadas al manejo de cuentas en paraísos fiscales. En esa oportunidad fue mencionado el presidente Mauricio Macri, junto con su papá Franco y su hermano Mariano en una sociedad offshore registrada en las islas Bahamas en 1998, que fue disuelta en 2009. La Justicia despegó al mandatario de cualquier responsabilidad en el tema. 

El ICIJ aclaró que la conformación de una sociedad en un paraíso fiscal no es un delito en sí mismo, a menos que haya servido para blanquear dinero o evadir impuestos.

Comentarios