La tecnología es una buena aliada del agricultor

El desarrollo de nuevas tecnologías sigue apareciendo en ayuda de los productores y sus establecimientos productivos, lo que permite no sólo hacer más eficientes sus labores, sino también brindarles toda la información necesaria que los ayude en la toma de decisiones. Por ello, los productores tienen la necesidad de perfeccionarse en este tipo de herramientas.

21 Oct 2017 Por Gustavo Frías Silva
1

›› REPORTE RURAL

El hombre de campo busca de manera permanente la forma de hacer más eficiente su sistema de producción, haciendo que el producto logrado sea de calidad, de bajo costo y, por sobre todo, amigable con el medio ambiente, y para ello utiliza diferentes herramientas que la tecnología vinculada al campo pone al alcance de su mano. Es por ello que el uso de la tecnología en las actividades agropecuarias es cada día más aplicada para todo tipo de labor rural y con resultados muchas veces inesperados.

Todo comenzó con el uso de la siembra directa; el empleo de monitores de seguimiento de labores en siembra, cosecha y aplicaciones de agroquímicos; el uso de las imágenes satelitales; la biotecnología en diferentes cultivos, entre otros, que aportaron al hombre de campo muchísimos beneficios.

Sin duda que el desarrollo de nuevas tecnologías seguirán apareciendo en el campo agropecuario, dándoles a los productores no solo la posibilidad de hacer más eficientes sus labores, sino también darle toda la información necesaria para la toma de decisiones.

Hoy es interesante informar que investigadores israelíes crearon una plataforma que analiza big data proveniente del entrecruzamiento de múltiples fuentes de información, que busca disminuir significativamente una pérdida estimada en unos U$S 300.000 millones anuales, a nivel mundial en agronegocios, provocados por falta de diagnósticos adecuados en tiempo y forma sobre enfermedades, plagas e irrigación en campos sembrados.

(Big data o “macrodatos” es un término que hace referencia a una cantidad de datos tal que supera la capacidad del software convencional para ser capturados, administrados y procesados en un tiempo razonable)

La aplicación creada en 2015, tiene como objetivo disminuir esos márgenes de pérdida, gracias a “un sistema inteligente que entrecruza múltiples fuentes de información que facilitan el monitoreo de los cultivos con imágenes y fotografías satelitales con definición submilimétrica (que permite visualizar los tipos de plagas y sus daños), datos climatológicos y compara modelos biológicos que permiten ver con nitidez los primeros brotes y su madurez fisiológica, dijo uno de los creadores del sistema Taranis, Ofir Schlam, que -entre otros logros- desarrollaron Waze, que junto a Ayal Karmi, Eli Bukchin y Asaf Horvitz, son los responsables de este proyecto.

El impacto

Este sistema proporciona una gestión, en tiempo real, de los cultivos, y aporta información para la toma de decisiones de manera más rápida y acertada.

Es una plataforma inteligente para realizar agricultura de precisión. Para los emprendimientos que tienen márgenes pequeños, un aumento del 2% en sus rendimientos significa un aumento del 20% en sus beneficios.

Es importante tener en cuenta esto ya que a nivel mundial, los agricultores pierden hasta el 23% de su rendimiento anual -estimado en unos U$S 300.000 millones- por enfermedades y plagas en sus sembrados y cosechas.

En un interesante informe, el director de Taranis para América latina, Jorge Winiar, dijo que aspiran a convertirse en la herramienta más importante a nivel global de tecnología y management para los agronegocios, a través del seguimiento de la evolución de los cultivos y la detección temprana de eventuales problemas que requieran toma de decisiones para corregir o superar dificultades como plagas, sequías, exceso de agua o humedad.

Los creadores de este nuevo sistema de seguimiento de los cultivos afirman que, en la práctica, permite planificar, monitorear y priorizar las acciones desde el inicio del barbecho hasta la cosecha; se pueden programar, posponer o reprogramar las pulverizaciones, permitiendo un ahorro significativo ante una condición climática adversa y preservando el medio ambiente; identificar y monitorear el desarrollo de una eventual plaga, incluso podemos monitorear el efecto del daño y tener una fotografía permanente de los campos seguidos con imágenes satelitales o de drones, siempre de alta precisión.

Este sistema avanza en su uso en el mundo y en nuestro país buscan que la aplicación sea genérica para la actividad agrícola argentina.

Argentina

El uso de este tipo de tecnología debe ser considerada por el sector productivo nacional y regional, ya que su uso no solo ayuda a cuidar el ambiente, sino que permite hacer más eficientes diferentes labores y de control y por sobre todo disminuir los costos y las pérdidas productivas por un inadecuado manejo del control de riego, plagas y enfermedades.

El avance de la tecnología en el manejo de un cultivo es permanente, por lo que los productores tienen la necesidad de perfeccionarse en este tipo de herramientas, que terminan siendo muy útiles para los sistemas productivos actuales. Actualmente, en Tucumán es incipiente su aplicación en algunos campos de la zona del este provincial, por lo que conocer su funcionamiento, aplicación y resultados es fundamental para que los productores se familiaricen en el uso de esta nueva tecnología. Cualquier avance tecnológico que ayude al productor agropecuario a ’eficientizar su sistema productivo, es siempre bienvenido cuando los resultados son los buscados por el hombre de campo.

Comentarios