Yerba Buena: desde mañana cortan el tránsito en la Solano Vera para construir un canal

Hasta septiembre del año que viene la avenida se convertirá en zona de obra. Al menos durante 50 días no se podrá circular por la cuadra de la plaza Vieja. Una vez que habiliten el tráfico en ese sector lo cortarán en el siguiente, hasta completar 11 tramos. Levantarán todo el pavimento, desde San Luis hasta Aconquija. Cavarán hasta siete metros de profundidad para hacer un ducto. Luego repavimentarán.

01 Oct 2017
1

CAMBIOS. La Solano Vera sufrirá profundas transformaciones. El municipio proyecta veredas nuevas, sendas peatonales y rampas para discapacitados.

Dos cosas tienen que saber quienes circulan a diario por la avenida Solano Vera, en Yerba Buena. La primera es que, desde mañana, empieza una seguidilla de cortes en esa vía, con motivo de la construcción del canal San Luis. La segunda es que esas interrupciones se prolongarán hasta septiembre del año que viene, aproximadamente. Es decir que, durante un año, partes de la trocha estarán intransitables.

La primera de las interrupciones se hará en la cuadra comprendida entre las calles San Luis y Thiele. Es decir, frente a la plaza Vieja. Ese corte -puntualmente- se mantendrá durante unos 50 días, conforme a lo indicado por los gobernantes. Una vez que la empresa constructora haya habilitado ese primer tramo, efectuará la entrega del siguiente, unos 35 días después. Y así sucesivamente.

En total, en su paso por la Solano Vera, la obra comprende unos 1.300 metros, que han sido divididos en 11 trechos. No obstante, cada ramal irá abriéndose antes de que se concrete la entrega anterior. Eso implica que, a los 20 días de haber abierto un sector, comenzarán a hacer lo propio en el siguiente.

De acuerdo con los plazos que manejan los funcionarios, la construcción completa debería acabar a fines de 2018. Y esa completitud hace referencia al trayecto que atraviesa la Solano Vera, desde la avenida Aconquija hasta la plaza Vieja. En ese punto, el canal desciende por San Luis y continúa hasta desembocar en el canal de Yerba Buena, que corre junto al Camino de Sirga.

Pero esta obra tiene otras dos complementarias, al menos. Una es el canal Colón, que actualmente está siendo entubado debajo de la calle del mismo nombre, desde Rojas Paz hasta la unión con Solano Vera. La otra es el canal Aconquija, que se hará desde la calle Uruguay hasta Solano Vera, otra vez.

Pedidos del municipio

Actualmente, el entubado sobre San Luis presenta un grado de avance de un 80%, pues se encuentra operativo y se hicieron los saltos hidráulicos, que permiten morigerar la velocidad de las aguas que se transportan. Eso es lo que asegura José Luis Ferroni, el secretario de obras públicas del municipio. Entre otras faenas, resta tapar el zanjón. “El paso por Solano Vera es la parte más complicada, pues afecta a un sector comercial y de tránsito”, añade.

Sobre ese tema, destaca que han tomado recaudos para mitigar el impacto. “Es una intervención complicada; es cierto. Pero hay que avanzar. Se trata de un canal necesario”, razona. Y algunas de esas precauciones han consistido -enumera- en solicitarle a la empresa que destine unos 70 operarios por tramo, que avance de modo escalonado y que extienda su régimen de trabajo.

Enojo de los comerciantes

Pese a esos cuidados, Esteban Lamontanaro -el presidente de la Cámara de Comercios Minoristas de Yerba Buena- no se siente conforme. Cuenta que han sostenido varias reuniones con los funcionarios, en las que han intentado acordar algunos alicientes. “Somos conscientes de que el canal se tiene que hacer. Y de que la Solano Vera está destruida y, por consiguiente, también necesita ser reparada. Pero eso debe realizarse en el menor tiempo posible”, expresa.

Otra cuestión que le genera preocupación es la desembocadura del canal, pues -según él- han habilitado un paraje frente al Camino de Sirga para arrojar allí las aguas, de modo provisorio. “He pedido que me envíen una minuta de cómo será la ejecución. Y no he recibido nada”, lamenta. Unos 140 comercios se encuentran situados en el trayecto que va desde la esquina del mástil, como se la conoce popularmente, hasta la plaza Vieja.

Como vocero de esos comerciantes, Lamantaro insta al intendente, Mariano Campero, a que reflexione sobre si están dadas las condiciones para el inicio de las tareas.

La historia de la obra

Cuando haya culminado, el canal San Luis será el desagüe pluvial más grande de Yerba Buena, con una inversión aproximada de $ 500 millones. Se efectúa con un crédito del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), a través del Plan Belgrano. El cometido le fue adjudicado en 2015 a Supercemento, la misma Unión Temporal de Empresas (UTE) que hizo la canalización del Boulevard 9 de Julio. Había sido gestionado durante la intendencia de Daniel Toledo y comenzó a realizarse este año.

En 2007, Yerba Buena aprobó su Plan Director de Desagües Pluviales, elaborado por un equipo técnico de siete profesionales independientes. Esa normativa se asienta en el Plan Director de Desagües del Faldeo Oriental de las Sierras de San Javier, que había sido elaborado por la Universidad Nacional de Tucumán en 2003. La construcción del Boulevard 9 de Julio y del canal San Luis se enmarcan en lo previsto en esos documentos.

En el plan original se determinaba que la canalización del San Luis debía originarse a la altura de la rotonda de Horco Molle, sobre la avenida Perón. Según lo proyectado inicialmente, debían realizarse -también- dos lagunas de retención en las rotondas situadas al pie del cerro. Debido a que eso no fue incluido en el actual proyecto, Ferroni afirma que han iniciado gestiones ante el Gobierno de la Nación para solicitar fondos para esos remanentes.

Otro cambio que se hizo es el de la desembocadura: en vez de arrojar las aguas al canal Sur -como había sido ideado- decidieron llevar la salida al canal de Yerba Buena, con la intención de desviarla luego hacia la localidad de El Manantial. “No podemos seguir recargando ese canal; todas las aguas de Yerba Buena van a parar ahí”, expresaba Campero.

Comentarios