La Nación tratará de apuntalar la relación fiscal con las provincias

Las transferencias corrientes aumentarían este año en torno de un 18,5%, según ASAP

24 Sep 2017
1

El cambio de gobierno nacional que se produjo en diciembre de 2015 ha generado una reconfiguración de la relación con las provincias, con varios hitos que conviene destacar. Y la Casa Rosada viene trabajando con las provincias en la definición de una reforma a la Ley de Responsabilidad Fiscal, que había sido suspendida en sus principales puntos prácticamente desde su origen. Ese proyecto se presentó al Congreso, con el acuerdo de casi todas las provincias, el pasado 14 de septiembre, indica un informe de la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP).

En paralelo, y en el marco de la reforma tributaria en la que ha venido trabajando, el Ministerio de Hacienda ha manifestado su voluntad de impulsar modificaciones a la estructura tributaria de las provincias, en particular en lo relativo al Impuesto Sobre los Ingresos Brutos, considerado como muy distorsivo pero que al mismo tiempo representa una de las principales fuentes de recursos provinciales. A esa situación se le sumó el reclamo de la provincia de Buenos Aires sobre el fondo del conurbano, que tensionó al resto de las jurisdicciones subnacionales ante la posibilidad de tener que ceder parte de los recursos que vienen percibiendo por ese concepto.

“En ese contexto -plantea la ASAP-, las proyecciones presentadas apuntan a que el conjunto de los recursos provinciales llegue a $ 1,77 billón al cierre de este año, equivalentes al 17,2% del PBI, con un crecimiento interanual del 28,8%, estimulado en mayor medida por los recursos tributarios de origen nacional (+30,1% interanual) que por los de origen provincial (28,4% )”. Las transferencias corrientes efectuadas desde el gobierno nacional aumentarían un 18,5% interanual, mientras que las de capital lo harían en un 44,3%. Los gastos provinciales totales ascenderían a $ 1,85 billón, un 18% del PBI, con una variación positiva del 27 interanual.

Como consecuencia de esta dinámica, dice la Asociación, se proyecta para 2017 un resultado financiero negativo de $ 87.404 millones –el 0,9% del PBI– para el conjunto de las provincias, con una leve mejora con respecto al déficit del 1% del PBI registrado en 2016. Los gastos en personal se incrementarían en un 25,3%, por la anualización de los aumentos otorgados en 2016 y de las últimas paritarias. Los gastos de capital crecerían 41% que les permitiría ganar más de un punto de participación, al pasar del 10,4% al 11,5% del total del gasto.

Para 2018, se espera que los ingresos totales provinciales se incrementen un 18,7%, nuevamente con un mayor crecimiento de los recursos tributarios de origen nacional (22,6%) que el que se proyecta para los de origen provincial (18,6%). De cumplirse estas previsiones, la presión tributaria provincial caería un 0,1% del PBI. Los gastos totales crecerían un 15,7%, tres puntos porcentuales por debajo de los ingresos, lo que permitiría mejorar considerablemente el resultado fiscal. Así, el déficit financiero del conjunto de provincias pasaría del 0,9% del PBI al 0,4%, totalizando $ 47.775 millones, finaliza la ASAP.

Comentarios