Comenzó el operativo para rescatar al avión desaparecido en el delta del Paraná

1

SIN RATROS. Los rescatistas esperan conocer qué ocurrió con los tres ocupantes de la nave. Hay pocas esperanzas de encontrarlos con vida. TELAM

La nave se encuentra en una zona pantanosa y fue descubierta ayer. No se sabe nada de sus tres tripulantes.

20 Ago 2017

BUENOS AIRES.- En las primeras horas de hoy comenzó el operativo para rescatar los restos del avión Mitsubishi matrícula LV-MCV que desapareció con tres tripulantes a bordo hace 27 días y hallados en la tarde del sábado por una aeronave de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC).

Las tareas comenzaron a las 7 con la presencia de la jueza Sandra Arroyo Salgado, quien se trasladó hasta el lugar en helicóptero, dijeron a Télam fuentes de la investigación que apuntaron que el hallazgo de los tripulantes "puede demandar varias horas o incluso días".

Del operativo participan el Guardacosta 78 Madryn de la Prefectura Naval Argentina (PNA), que cuenta con 10 tripulantes que se ocuparon en primera instancia del balizamiento de la zona para permitir el trabajo de la Junta de Investigaciones de Accidentes Aéreos y de la posterior remoción de los restos.

La aeronave, en la que viajaban Matías Aristi, hijo del dueño de la empresa Aibal S.A. y propietario del avión, y los pilotos Matías Ronzano y Emanuel Vega, quien viajaba como acompañante, fue encontrada en una zona pantanosa al borde del río Paraná Guazú, a pocos metros de su unión con el brazo Barca Grande, en pleno delta del Paraná.

El lugar está situado en el kilómetro 145,5, y el personal que iba en el avión de la ANAC que lo descubrió a las 17.40 del sábado divisó la cola de la aeronave sobresaliendo del agua, lo que fue posible debido a que el nivel del río hjabía bajado y las lluvias “lavaron” el lugar, explicó el titular de ese organismo, Juan Irigoín.

Asimismo, una fuente aeronáutica que participó del operativo de búsqueda desplegado durante estos últimos 26 días dijo que “el avión cayó en una zona que se rastrilló muchísimas veces, precisamente porque era la ruta probable para el retorno a Vanar solicitado por la Torre de Control para su aterrizaje en San Fernando, donde debía verificar las fallas detectadas en el Transponder”.

“El piloto hizo lo que la torre de control le pidió, giró hacia Vanar para regresar, y al parecer allí ocurrió algo que colapsó la aeronave tornándola incontrolable y que hizo que cayera de nariz a esa zona, donde por las características del terreno se hundió y quedó invisible”, explicó la fuente.

“Era imposible verla por más que se voló la zona muchísimas veces, porque además es un sitio inaccesible por tierra y porque está rodeado de vegetación. Era una de las hipótesis que manejábamos, que hubiese caído en un lugar y estuviese oculto", apuntó al recordar "el mal tiempo que imperó durante estos días".

El avión está a unos 40 kilómetros en línea recta de Zárate y la investigación para determinar "si están allí los cuerpos de los tripulantes puede demandar varias horas o incluso días", puntualizó.

Comentarios