Minijardines: ¡ojo con las espinas casi imperceptibles!

16 Ago 2017
1

ADAPTADAS. Las crasas acumulan agua para sobrevivir en desiertos.- LA GACETA / FOTO DE JORGE OLMOS SGROSSO.-

Para hacer los minijardines es útil saber con qué plantas se está trabajando. Por ello, María Inés Mercado, bióloga del Instituto de Morfología Vegetal de la Fundación Miguel Lillo, explica que las suculentas o plantas crasas son llamadas así porque, adaptadas a vivir en ambientes desérticos o donde el agua es escasa, presentan modificaciones en estructura y fisiología. Eso les permiten acumular líquido en sus tallos, hojas o raíces y alcanzar estrategias de uso altamente eficiente del agua. Estas plantas pertenecen a diferentes familias botánicas, según especifica Mercado, que son: cactáceas, crasuláceas, euforbiáceas, asclepidéaceas y agaváceas, entre otras.

Aunque parecen inofensivas, la bióloga destaca que hay que tener cuidado con las espinas que a veces son casi invisibles y en el caso de las euphorbias (tipo de suculenta) pueden contener látex, que es irritante para la piel.

“Existen en el mundo alrededor de 2.500 especies distintas de cactus (más de 150 géneros conocidos). Sumando a esto las variedades y los híbridos, podemos hablar de más de 10.000 formas diferentes de cactáceas. En cuanto a las suculentas no cactáceas, hay más de 8.000 especies. Además, casi todos los años se dan a conocer nuevas variedades e híbridos creados con fines ornamentales. Saber identificar con precisión cada una es tarea de mucho tiempo, pero para quien es amante de estas particulares especies es un hobby más que placentero”, describe la bióloga.

Comentarios