“Hay decisiones que revisar”, opinó Daniel Hourcade

“Huevo” examina aciertos y errores de Jaguares y su impacto sobre Los Pumas en la antesala del Rugby Championship

21 Jul 2017
1

la gaceta / FOTO DE JORGE OLMOS SGROSSO

Para el debut de Los Pumas en el Mundial de Japón 2019 faltan aproximadamente 800 días. Lo que en principio parece una eternidad, en realidad no lo es. Preparar un equipo para una Copa del Mundo es un proceso largo y desgastante, máxime cuando el objetivo es ser campeón.

Daniel Hourcade se fijó eso con seis años de antelación, y el gran desempeño de Argentina en el Mundial de Inglaterra no hizo más que alimentar la ilusión. Sin embargo, el ingreso de una franquicia argentina al Súper Rugby arrojó, al menos en estos dos primeros años, un balance más parecido a un ancla que al trampolín que debía ser para Los Pumas. Sí, se mejoró en el juego (al menos, en varios aspectos), pero la escasez de buenos resultados de Jaguares derivó en un lastre psicológico que contagió a Los Pumas, al punto de poner en duda la continuidad de Hourcade, cuyo contrato vence el 31 de diciembre de este año. “Huevo” asegura sentirse incluso con más fuerzas para seguir que cuando lo firmó, hace dos años, aunque aclara que no pondrá peros si la UAR decide otra cosa. De todos modos, con la temporada del Súper Rugby recién concluida para Jaguares y en la antesala de un nuevo Rugby Championship, tiene cosas mucho más urgentes que analizar. Y así lo hizo en una charla con LG Deportiva.

- Si el objetivo de la primera temporada en el Súper Rugby era aprender, el de la segunda era mejorar. ¿Hasta qué punto considerás que se cumplió?

- Hay cosas que se cumplieron y otras no. Lo que está claro es que seguimos teniendo los problemas de adaptación al torneo, y los seguiremos teniendo. Gente que hace mucho está en esto te habla de cuatro o cinco años como mínimo para empezar a tomarle la mano al torneo, con sus viajes y sus cosas. Si bien todavía no hicimos un balance completo, porque acaba de terminar, sabemos que hay decisiones que habrá que revisar.

- ¿Como cuáles?

- La principal sería el papel de Jaguares. Hasta aquí, es un equipo que juega en función de Los Pumas, al igual que Argentina XV, los Pumitas, los Pumas 7’s y demás. Con Jaguares se intentó trabajar en puntos que estaban fallando en Los Pumas, como la defensa y la toma de decisiones. Queríamos que fueran capaces de generar lanzamientos sin depender de lo que hiciera el rival, y evaluaremos si conviene mantener ese criterio. También hay que revisar el tema de la rotación de jugadores y el mínimo de minutos que queríamos que tuviera cada uno para evaluarlo apropiadamente. Cosas que se hicieron pensando en Los Pumas, y resultaron contraproducentes.

- ¿Por qué?

- Porque si bien el principal objetivo no era ganar sino mejorar en el juego y que los triunfos llegaran como consecuencia de eso, no ganar algunos partidos terminó siendo una carga más pesada de la que esperábamos. Entonces habría que pensar si conviene seguir trabajando en función de Los Pumas o dejar que Jaguares sea un equipo independiente, con objetivos propios, más allá de que los jugadores por ahora sean los mismos. Lo de Jaguares fue muy generoso, y eso fue contraproducente. Raúl (Pérez, que no seguirá como entrenador de la franquicia) pudo haberse dedicado a tratar de sacar la mayor cantidad de puntos para salvarse él, pero no: trabajó siempre en función de lo que necesitaban Los Pumas.

- En lo estrictamente rugbístico, ¿dónde te parece que estuvo la principal falla? ¿En los hombres o en el sistema?

- El sistema está bien, pero cometemos muchos errores al ejecutarlo. Recuerdo que, cuando la UAR lo trajo a Graham Henry como asesor, una de las primeras cosas que se hizo fue mostrarle el sistema de juego que habíamos elaborado. El tipo se paró y nos aplaudió. Nos dijo que era buenísimo, pero que no podríamos llevarlo a cabo si nuestros jugadores no aprendían primero a dominar lo básico: pasar bien la pelota, recibirla, tacklear, etcétera. Y ahí está la principal falla: en las destrezas básicas y en la toma de decisiones. Es en eso en lo que fallan nuestros jugadores. Y se debe a que en juveniles, que es el momento en el que deben desarrollar esas capacidades, se trabaja mal con ellos.

- ¿Qué es lo que se hace mal?

- Hay un problema de base. Desde chicos, los jugadores se forman en un contexto de indisciplina y bajo una estructura que les ponen los entrenadores y que les impide tomar sus propias decisiones. Yo también entrené juveniles y cometí el error de estar al costado de la cancha diciéndole al chico lo que tenía que hacer en lugar de dejar que lo hiciera solo. Equivocándose es cómo uno aprende a tomar decisiones. Ahí está la raíz del problema que tenemos en el primer nivel, donde se juega con poco espacio y mucha presión. Hay que tomar decisiones todo el tiempo en milésimas de segundo, y nosotros no sabemos. Porque en la edad en que debemos desarrollar esa capacidad, no nos dejan hacerlo.

- ¿Cómo llegan Los Pumas al Rugby Championship este año?

- Mejor que el año pasado, seguro. En 2016 llegamos anímicamente muy mal, y esta vez estamos mejor. No sóo porque los Jaguares cerraron con dos buenas victorias, sino porque ya en la ventana de junio se logró recuperar la confianza. Si bien perdimos contra Inglaterra, los quebramos el doble de veces que ellos a nosotros. El problema es que no fuimos efectivos. Ellos, en cambio, tienen la virtud de aprovechar cada error del rival. Y nosotros seguimos cometiendo muchos errores individuales por esto que digo de las destrezas y la toma de decisiones. A este nivel, la diferencia está en los detalles. Un pase mal dado te demora medio segundo, y en el primer nivel, un rival lanzado en velocidad te gana seis metros en ese tiempo.

- ¿Sentís que se le exige demasiado a Los Pumas y a los Jaguares?

- Que la gente te exija resultados es un buen síntoma, porque cree que sos capaz de conseguirlos. Ahora, hay que tener en cuenta un par de cosas. En el Mundial fuimos sorpresa, porque cambiamos el juego y nadie lo esperaba. Después dejamos de serlo. Los equipos que antes no se enfocaban tanto en nosotros, comenzaron a hacerlo. Se cuidan mucho más y eso lo hace más difícil. Además de que ellos también crecen, no sólo nosotros. Y aparte hay que entender algo clave: nuestra realidad no tiene nada que ver con la de las potencias.

- ¿En qué sentido?

- Tenemos sólo 34 jugadores contratados. Tenemos una Argentina XV que no tiene un nivel de competencia adecuado para servir como recambio de los Jaguares. Enfrentá a ambos equipos y Jaguares saca 50 puntos de diferencia. ¿Eso significa que son malos los jugadores de Argentina XV? Para nada, son muy buenos. Lo que pasa es que no tienen el roce suficiente. Puede sonar a que estoy justificando, pero no. Es nuestra realidad, y es difícil.

- ¿Te afectan en algún punto las críticas hacia vos, Los Pumas y la UAR?

- No. El que quiera criticar, mientras lo haga con respeto, está en todo su derecho. Pero no por eso yo voy a cambiar mis convicciones y mi forma de hacer las cosas. Porque estoy convencido de lo que hago, como en la UAR lo están del camino elegido.

En Esta Nota

Daniel Hourcade
Comentarios