A cuatro días, esto es lo que se sabe sobre la muerte de los policías

Habían mantenido una relación, que terminó en malos términos. Los relatos de los testigos y los antecedentes.

14 Jul 2017
1

SIN VIDA. Los cuerpos de los policías quedaron sobre el pavimento, a pocos metros de un taller de calzados ubicado en la esquina. ARCHIVO LA GACETA

El sonido de tres disparos hizo que la mayoría de los vecinos cierre las ventanas. Eran las 18 del lunes 10 y había poca gente en la calle. En la esquina del pasaje Bascary y Viamonte, los cuerpos de Cynthia Benedetti y Franco Piqueras quedaron tirados muy cerca entre sí. Los relatos de los testigos permitieron a la Justicia iniciar la investigación, que persigue la hipótesis de un crimen pasional, desatado por una foto compartida en las redes sociales. 

Benedetti, de 30 años, y Piqueras, de 25, eran policías y se habían conocido en la división Homicidios, ubicada a escasos 100 metros del lugar en el que se desató la tragedia. Cynthia era oficial ayudante y Franco formaba parte del personal transitorio de la fuerza. Durante 2016 habían mantenido una relación, que se había interrumpido en los últimos meses. 

Si bien aún no está claro el móvil del crimen, los investigadores reunen relatos de testigos, la mayoría compañeros de trabajo, muchos de los cuales pidieron licencia, debido a la situación traumática que vivieron en los últimos días. 

Antes de ir a trabajar, ese lunes, a las 12.37, Piqueras decidió cambiar su foto de perfil de Facebook y publicó una en la que aparece junto a su pareja, la madre de sus dos hijos. Cinco horas después, Benedetti le pidió explicaciones, cuando caminaban junto a otros dos compañeros. "Te dije que lo nuestro se había acabado", le habría recalcado el agente transitorio antes de irse, según relató un testigo. "¡No me des la espalda!", le habría reprochado ella. Esas habrían sido las últimas palabras. 

Después se escucharon los tres disparos, que habrían salidos del arma de Benedetti, aunque todavía se desconocen los resultados de las pericias, solicitadas por la fiscala Adriana Giannoni.

En la investigación iniciada después de las muertes, la Justicia corroboró que Benedetti había sido denunciada, en 2014, otro policía, que también era su compañero. Según fuentes judiciales, la denuncia era por acoso y amenazas que, la ex pareja de Benedetti habría sufrido durante esa relación: le habría dicho que se iba a matar delante de él y de toda su familia si es que no volvían. En ese momento, la fuerza le había retirado el arma reglamentaria a la mujer, y se había ordenado que se le haga una pericia psicológica.

Anteriormente a este caso, Benedetti habría tenido una fuerte discusión con una compañera, cuando prestaban servicios en la comisaría 7°, presumiblemente por el amor de otro policía.

Con estos antecedentes, la oficial ayudante debió enfrentarse a diferentes pericias psicológicas, que sorteó sin inconvenientes. Por eso, había sido reincorporada a la fuerza, pero en la dirección Homicidios.

La noticia fue recibida con sorpresa y estupor dentro de la Policía de Tucumán y mientras la Justicia ata cabos, las sospechas de un crimen pasional parecen concluyentes, a cuatro días del trágico desenlace.

Comentarios