Una experiencia para convertirte en un viajero ilustre

08 Jul 2017
1

HISTÓRICO. Paseo en un auto modelo 1928. ente tucumán turismo

¿Te imaginas arriba de un auto histórico Ford “A” Phaeton del año 1928 totalmente original? Y mejor aún,¿cruzando senderos, caminos sinuosos, recorriendo rutas y subiendo el cerro como si fuese una camioneta moderna?

Ese servicio es único en el mundo y está aquí, en nuestra provincia: se llama Antique Tour.

Parece increíble, pero una vez que cerrás la puerta para sentarte en un amplio asiento de cuero, comenzás –así como un efecto de película- a trasladarte a una época colonial en el que sos el protagonista de la historia tucumana que el guía te va contando.

En el coche podés elegir dónde sentarte: atrás o adelante hacia la izquierda, porque el volante está hacia la derecha, como se usaba hasta 1945 en nuestro país, a la “inglesa”.

“Por haber sido uno de entre 7.324.782.261 de habitantes del mundo en haber experimentado la emoción de una experiencia única a bordo de éste vehículo por los paisajes tucumanos, se ha merecido esta distinción como viajero intrépido”, dice el certificado que entrega la empresa junto a un vino espumante una vez que finaliza el recorrido.

Cristian Delaporte es el dueño de los únicos autos históricos en el mundo que mantiene el coche con todos sus elementos originales, desde el motor hasta la chapa, todo en perfecto estado.

El servicio

Podés contratarlo cuando quieras. Además podés viajar solo, con un acompañante o con un grupo de personas.

El tour puede ser de tres formas:

Como un transfer, desde el aeropuerto hasta el hotel de una manera única e inolvidable: una flor si llegás en compañía y un copa de champagne para lograr una marca imborrable en la memoria del turista.

La segunda experiencia que podés tener es un city tour de cuatro horas. La salida es a las 9 y termina a las 15. El recorrido cruza el centro de la ciudad y los edificios emblemáticos de la provincia, para luego subir al cerro San Javier y disfrutar de la vista de la ciudad en el primer mirador.

Y, como tercera opción, una excursión intrépida de cinco horas, en las que se llega al cerro San Javier para recorrer Las Yungas, balcones y miradores panorámicos hasta llegar a la cumbre.

Comentarios