Gritaron "bomba" y desataron una estampida: 1.500 hinchas de Juventus resultaron heridos

5

MIEDO Y TERROR. Los más de 30 mil asistentes corrieron asustados por una supuesta amenaza. REUTERS

Miles de personas se reunieron a ver la final de la Champions en la plaza de Turín. Hay un niño grave.

04 Jun 2017

TURÍN, Italia.- Más de 1.500 personas resultaron heridas, tres de ellas de consideración, como consecuencia de una avalancha humana desatada el sábado en la plaza San Carlo de Turín cuando miles de aficionados de la Juventus seguían en pantalla gigante la final de la Champions, informaron hoy las autoridades locales.

La mayoría de los heridos sufrió lesiones de carácter leve, como cortes y contusiones, y ya fue dada de alta. Pero según la Prefectura de Turín, hay tres heridos de consideración, entre ellos un niño de siete años que lucha por su vida. En total, fueron 1.527 los heridos, de acuerdo a las últimas cifras oficiales, aseguró la agencia DPA.

Alrededor de 30.000 personas se reunieron la noche del sábado en la plaza de Turín para observar el partido que la Juventus perdió 4-1 ante Real Madrid en Cardiff por la final de la Liga de Campeones.

El pánico se desató después del tercer gol del club español, en el minuto 64 de partido, cuando algunos testigos aseguraron haber escuchado un estallido, lo que habría generado una falsa alarma de bomba.

La gente comenzó entonces a empujar y correr. Algunas personas cayeron al suelo y otras corrieron a refugiarse debajo de los techos de los kioskos. Muchas perdieron sus zapatillas y pertenencias en la confusión.



"La gente comenzó a gritar y empujar y se produjo una estampida salvaje", dijo una testigo. "Todos comenzaron a gritar 'corran, corran'. La gente estaba en el piso. Fue horrible", señaló otro aficionado a la emisora Sky. "Corrimos por encima de gente que estaba en el suelo. Ayudamos a algunas, pero la masa presionaba", afirmó un fan al diario "La Stampa".

Los aficionados denunciaron una grave falta de planificación y organización alrededor del evento. La ausencia de vías de escape de la plaza y la falta de controles al ingreso de pirotecnia y botellas de vidrio, generalmente prohibidas, fueron algunas de las falencias señaladas.

"Muchos heridos se cortaron con los vidrios y eso se podría haber evitado fácilmente", dijo el director de Salud de la región de Piamonte, Antonio Saitta.

De acuerdo a las primeras investigaciones, que quedaron a cargo de la Fiscalía de Turín, la estampida se produjo probablemente tras la explosión de un petardo.

Algunos medios, sin embargo, señalaron que los incidentes se desencadenaron después de que se cayera una barrera de protección. Otros, indicaron que algunas personas gritaron "bomba".

Miedo y el recuerdo de la tragedia
El prefecto de Turín, Renato Saccone, atribuyó el incidente al miedo reinante en Europa, que el mismo sábado por la noche estuvo también en vilo por los atentados en Londres. "Es muy complejo controlar una situación de pánico en un lugar público en el actual clima internacional", afirmó. Y relató que horas después de los sucesos había muchas personas que no sabían nada del paradero de familiares.

El entrenador de la Juventus, Massimiliano Allegri, se mostró preocupado y dejó por un momento a un lado la derrota en Cardiff. "Espero que todos se recuperen", indicó. Y el presidente del club italiano, Andrea Agnelli, señaló: "he sido informado del incidente y todos mis pensamientos están con las personas que resultaron heridas en una noche que se suponía debía ser de celebración".

El incidente trajo a la memoria de los hinchas de la Juventus la tragedia de Heysel de 1985, cuando 39 aficionados murieron aplastados durante una avalancha antes de la final de la Copa de Europa entre el club italiano y el Liverpool en Bruselas.

Pese al dolor y preocupación por el incidente y al gusto amargo de la derrota, cientos de aficionados recibieron hoy a los jugadores de la Juventus en el aeropuerto de Turín.

Comentarios