La validez de los títulos de la Facultad de Artes

14 May 2017 Por LA GACETA

Desorganización, burocracia, irresponsabilidad, inoperancia, pero también falta de respeto hacia el otro. Hay muchas historias sazonadas con estos condimentos, que no enorgullecerían a nadie. Lo preocupante es que algunas de estas suceden en una universidad que debería ser ejemplo de transparencia para la sociedad y lo grave es que se repiten desde hace años.

En la última sesión del Consejo Superior de la Universidad Nacional de Tucumán, se abrió un debate sobre la validez nacional de los títulos de grado y posgrado que emite la casa de altos estudios, a partir de un dictamen de la comisión de Posgrado de la UNT y de un pedido que llegó desde la Nación a fines del año pasado para que se remitiera información sobre ciertas carreras de grado y posgrado que no habían completado sus trámites de reconocimiento oficial. El Ministerio nacional observó que había varias carreras de grado y posgrado de universidades (públicas y privadas) que no tenían resolución ministerial, razón por la que sus títulos carecían de validez nacional. Una de las observadas fue la Licenciatura en Artes Plásticas.

La Facultad de Artes quedó una vez más en el centro de la escena porque además es conocida su mora histórica para entregar en tiempo y forma los títulos. Los egresados de esa licenciatura que aguardan desde hace años su título, entraron en estado de zozobra, al enterarse que la carrera no tenía validez nacional.

Sus autoridades dijeron que la UNT les informó en 2013 sobre la falta de resolución ministerial y que en ese momento iniciaron el trámite correspondiente; responsabilizaron al Rectorado, “ya que se trata de un trámite de incumbencia exclusiva de la UNT y del Ministerio de Educación de la Nación”, aunque reconocieron la mora en la entrega de títulos y afirmaron que es algo que están solucionando porque durante muchos años fue desordenado.

Si se consulta el estado de la carrera de Artes Plásticas en la web que habilitó la Dirección Nacional de Gestión Universitaria (http://titulosoficiales.siu.edu.ar) la respuesta es que “no hay datos cargados”.

La demora en la obtención del título perjudica sobremanera a los egresados que no pueden conseguir trabajo, por carecer de ese papel habilitante. En nuestra edición de ayer, presentamos algunos testimonios de personas afectadas, entre ellas, el caso de María Elena Acuña, que esperó más de 17 años para que la Facultad le diera su título de Intérprete Dramática el 24 de abril pasado.

En marzo de 2009, en esta columna nos referimos al problema que padecían los graduados de la UNT que debían esperar en algunas unidades académicas hasta cinco años para obtener el título habilitante. Una funcionaria de la Facultad de Artes atribuyó la causa de la excesiva mora a que se otorgaba a los estudiantes el beneficio de cursar materias sin cumplir con la correlatividad que establece el plan de estudios. “Es la situación más grave. Se guardan las notas sin hacer las actas correspondientes, y por lo tanto no quedan registradas en el legajo de los alumnos”, dijo.

La ley de Educación Superior establece que el título debe ser expedido en menos de 120 días. ¿Cómo es posible que en tantos años la Facultad no haya regularizado esta situación? ¿Quién se hace cargo del perjuicio que se le ocasiona a un graduado si este pierde la posibilidad de obtener un trabajo o una beca porque el papel habilitante no le fue otorgado en tiempo y forma? Es inevitable que un egresado tenga una sensación de estafa porque la casa de estudios no sólo no le informó al momento de inscribirse como alumno que la carrera carecía de validez ministerial, sino que luego de graduado debe esperar varios años hasta conseguir la certificación habilitante con el daño que ello implica. Una situación penosa que sólo le trae desprestigio a la UNT.

Comentarios