Cómo afectará la vida cotidiana un escenario con dólar bajo, alta inflación y suba de tasas

Consultores estiman que se podría afectar la recuperación de la economía y profundizarse la llamada "bicicleta financiera".

12 Abr 2017
1

ARCHIVO LA GACETA

En las últimas horas, tres variables de la economía despertaron las alertas entre los argentinos: el dólar se encuentra en sus niveles más bajos de los últimos meses, la inflación de marzo fue mayor que la esperada por el Gobierno nacional y el Banco Central subió la denominada "tasa de referencia". La pregunta inmediata que la mayoría se hizo es: "¿de qué manera este 'combo' puede afectar la vida real? 

Ayer, una hora después de que el Indec informara que el Índice de Precios al Consumidor trepó en marzo un 2,4%, el Banco Central decidió subir la tasa de interés de referencia con la intención explícita de que la inflación no supere el 17% en todo el año, destaca TN

Las consultoras Analytica y Bein, entre otras, coinciden en que esta política ortodoxa castigará, en mayor medida, la recuperación económica. Y dará más rienda suelta a la ya instalada "bicicleta financiera". 

Variables a considerar

- El Banco Central subió ayer la tasa de referencia de la economía en 150 puntos básicos, al 26,25%. Cuando la tasa de interés de referencia es alta, hay menos incentivo al consumo, y más atractivo para dejar la plata en el banco o en instrumentos financieros. Por eso, se dice que el Central "aspira" dinero. Como el consumo y el gasto se retraen, los precios deberían subir menos. Al contrario, una tasa baja quita atractivo al ahorro y fomenta el gasto y la inversión de las empresas en economía real. 

- El escenario actual de dólar planchado y altas tasas de interés genera un negocio fácil y atractivo, que en la jerga financiera se conoce como carry trade: los inversores venden dólares, se pasan a instrumentos en pesos para aprovechar el rendimiento y, al cabo de pocos meses, vuelven al dólar, a un precio similar al que lo vendieron tiempo antes. Como el precio de la divisa casi no varía, el rendimiento en dólares es alto. Hace un año, el dólar minorista cotizaba a $ 14,74. Ayer, la divisa cerró a $ 15,52, según el Banco Central. La devaluación del año fue del 5,3%. La inflación interanual, según el IPC Congreso, rondó el 33%. Hace un año, el Banco Central pagaba por sus Lebac hasta 38% anual.  

- La suba de tasas de interés debería incrementar lo que ofrecen los bancos por los depósitos a plazo fijo. Pero como las entidades están llenas de pesos, tienen poco interés en sumar más dinero de los ahorristas. El plazo fijo a 30 días promedio paga un interés del 17,3% anual, apenas por encima de la meta de inflación del Central y cuatro puntos por debajo de lo que estiman las consultoras privadas (21,2%, en promedio). 

- La alternativa a estas inversiones sencillas son las Lebac: letras de corto plazo y nulo riesgo que ofrece el Banco Central a plazos de 35 días o más. Estas herramientas están disponibles vía home banking, previo pedido al banco con el que se opera habitualmente. El BCRA paga un 24,25% anual por la Letra más corta. Ese rendimineto debería subir en los próximos días. 

- Como contracara, la suba de tasas de interés repercutirá en el costo del dinero: los empresarios que quieran financiar capital de trabajo o endeudarse para ampliar una planta tendrán que pagar un interés más oneroso y las familias deberán afrontar créditos más caros para comprar bienes de consumo. Tanto los préstamos personales como el costo de financiamiento de las tarjetas de crédito se mueven al ritmo de la tasa de referencia del Central. 

- El dólar barato complica a la industria y a las economías regionales, que no pueden competir contra la importación ni exportar a buen precio. 

- Para el Estudio Bein, la recuperación depende de que el salario recupere poder de compra. "Si el salario no le gana a la inflación en los próximos meses, difícilmente el consumo privado traccione", indicó en un informe. En la teoría, si el Central frena la inflación y el poder adquisitivo crece, aumentará el consumo. "Dado que las paritarias privadas ya están empezando a cerrarse, lo más reactivante es bajar la inflación para maximizar el aumento del salario real", detalla Miguel Bein

- Para el economista Rodrigo Álvarez, de Analytica, el problema es otro: "creo que la inflación es por ajuste de precios relativos y por los costos. No hay un exceso de demanda que impulse a subir los precios. La carne subió (5%, según el Indec) porque venía muy retrasada. Y está el ajuste de tarifas". Ese mix le quita poder adquisitivo al salario.

Comentarios