El consorcio internacional de periodistas que investigó los "Panamá Papers" ganó el Premio Pulitzer

Una empresa de la familia del presidente Mauricio Macri había sido incluida en una filtración de archivos digitales que exponía sociedades offshore.

10 Abr 2017
1

ARCHIVO LA GACETA

El Consorcio Internacional de Periodistas que investigó los denominados "Panamá Papers" fue galardonado este año con el Premio Pulitzer, que otorga la Universidad de Columbia, en Estados Unidos. 

Los Pulitzers son los premios más prestigiosos del periodismo estadounidense para la cobertura periodística y de noticias digitales. 

Los Panama Papers es una filtración de 11,5 millones de archivos digitales de la firma legal panameña Mossack Fonseca que reveló cómo personajes acaudalados del mundo crearon empresas offshore para resguardar bienes. Los datos fueron obtenidos por el diario alemán Sueddeutsche Zietung, que los compartió con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por su sigla en inglés), y fueron divulgados el 3 de abril de 2016 por varios medios. Las revelaciones continúan apareciendo.

El primer ministro de Islandia se vio obligado a renunciar luego de que los documentos revelaron que su familia ocultó bienes en entidades offshore.

Otras personalidades expuestas al escrutinio fueron el ex primer ministro británico David Cameron, el astro del fútbol Lionel Messi, el presidente argentino Mauricio Macri, el cineasta español Pedro Almodóvar, el primer ministro pakistaní Nawaz Sharif y muchos otros políticos y allegados. 

La sociedad es Fleg Trading LTD, radicada en Bahamas, de la familia del presidente Macri, había sido incluida en el listado de sociedades expuesto en los "Panamá Papers". Sin embargo, a poco de que se conoció la filtración, Macri aseguró que su presencia como director en una sociedad off shore constituida en Bahamas “es una operación legal”.

Al menos 150 investigaciones se abrieron en 79 países para examinar posibles casos de evasión fiscal o lavado de dinero, según el Centro de Integridad Pública, un grupo estadounidense sin fines de lucro.  

Francia incluyó a Panamá en su lista de paraísos fiscales. El país centroamericano lucha para mostrarle al mundo que cumple con las normas internacionales de transparencia, al compartir información tributaria con otros países para evitar entrar en otras listas negras. 

Los socios fundadores de Mossack Fonseca, Jürguen Mossack y Ramón Fonseca, fueron arrestados el 9 de febrero por cargos de lavado de dinero y permanecen detenidos en el marco de la investigación sobre los posibles vínculos de la firma con el escándalo brasileño de corrupción Lava Jato. 

En marzo, fiscales panameños dijeron que retomarían la pesquisa de los Panama Papers, que había sido suspendida durante dos meses por motivos técnico-legales. 

¿Ya pasó la tormenta? 

No está claro si ya se disipó la tormenta: algunos políticos aún tienen asuntos pendientes de aclarar mientras otros, como Macri y el primer ministro australiano, Malcolm Turnbull, ya están fuera de la nube. 

En Pakistán, la Corte Suprema debe pronunciarse en abril sobre la revelación de que los hijos del primer ministro Sharif poseen empresas en las Islas Vírgenes Británicas (IVB) que realizaron transacciones millonarias con propiedades. 

Aunque la filtración de documentos puso a Panamá en la mira, el escándalo ha centrado la atención en las IVB (donde fueron registradas varias entidades administradas por Mossack Fonseca) y otros sitios que mantienen sigilo financiero. 

Entre esos sitios figuran estados de Estados Unidos como Nevada, Wyoming y Dakota del Sur. Varios grupos han señalado que Washington no ha adherido a una normativa de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) de compartir información financiera. 

Asimismo, Estados Unidos y Gran Bretaña estudian posibles cambios tributarios que podrían afianzar prácticas cuestionadas en sus territorios y dependencias, como las Islas Vírgenes Estadounidenses, las IVB y las Islas Cayman. 

Un año atrás, los Panama Papers abrieron la perspectiva de una campaña mundial de saneamiento tributario contra los ricos que usan entidades opacas offshore. Sin embargo, en 2017 eso parece no ser una prioridad para gran parte del mundo, que intenta adaptarse a los cambios en materia de comercio y seguridad. 

Fuentes: El Financiero - El Espectador

Comentarios