Calamaro volvió con un show de lujo en el Personal Fest

Luego de tres años lejos de los escenarios, "El Salmón" hizo un repaso de sus éxitos y reunió a Los Abuelos de la Nada.

23 Oct 2016
3

MÚSICA. Andrés Calamaro en el Peronal Fest 2016. FOTO LA GACETA

La mejor versión de Andrés Calamaro volvió anoche a los escenarios argentinos. Luego de tres años de ausencia, "El Salmón" retornó con un show impecable de casi dos horas en el cierre de la primera noche del Personal Fest 2016. Con un generoso repaso por sus éxitos, extasió a 22.000 personas durante unas dos horas y emocionó a los más fanáticos al reunir en el escenario a los integrantes de Los Abuelos de la Nada.

Preciso e imponente, Calamaro inauguró la noche a las 22.10 con "Alta Suciedad". Sabiendo que la espera fue larga, avanzó con "El día de la mujer mundial", "Cuando no estás", "Crímenes perfectos", "Rehenes" y "Algún lugar encontraré" hasta que saludó al público con un sobrio "buenas noches", escondido detrás de sus lentes oscuros y su bufanda -el tiempo lo ameritaba-. Cumplida la formalidad, continuó con lo suyo: tenía que calmar la sed que había abajo del escenario.

Apenas 45 minutos de comenzado el show, invitó a subir a Cachorro López, Gustavo Bazterrica y Daniel Melingo. "Va por vos, Miguel", dijo Calamaro y juntos tocaron "No te enamores nunca de aquel marinero bengalí" y "Costumbres argentinas". Piel de gallina y primera ovación.

El viento fresco del Río de la Plata se colaba en GEBA (Club de Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires), pero la multitud le hizo frente con pogos en "El salmón", "A los ojos" y "Sin documentos". Lejos de calmarse el agite, sonó "Los chicos" con un homenaje visual a Sandro, Luis Alberto Spinetta, Juan Gabriel y Pappo, entre otros. El rostro de Gustavo Cerati quedó congelado en la pantalla y se desató una nueva ovación cuando comenzó a sonar "Música ligera". Como remate, "Flaca" cerró la lista de temas de Calamaro -estará el 4 de noviembre en Tucumán- antes de saludar y retirarse.

Un par de cánticos de los que esperaban pegados a la valla bastaron para que Andrés volviera a escena, primero con una versión más pop de "Estadio Azteca" y luego con la siempre emocionante "Paloma". La sed se transformó en éxtasis; la abstinencia en satisfacción. Calamaro volvió y lo hizo con todo.


La escencia británica copó Buenos Aires


Richard Ashcroft
, Jamie Cullum y The Magic Numbers deslumbraron con sus espectáculos de escencia brit pop y le dieron ese toque distinto que caracteriza al Personal Fest.

La ex voz de The Verve vino por primera vez a la Argentina, por lo que el repaso por su discografía era algo casi obligado. Con guitarras poderosas y una banda que sonaba sincronizada, el inglés dejó todo sobre el escenario y mostró su temperamento. Temas como "Music is power" y "Lucky men" sonaron dentro de casi una hora y media de espectáculo. Y, como no podía ser de otra manera, el megahit "Bittersweet symphony" fue el cierre ideal antes del show de Calamaro.

The Magic Numbers se presentaron al atardecer y conjugaron de manera perfecta su estilo y sus populares baladas, como "Love is a game", con los rayos naranjas que pegaban sobre el escenario. Sonidos claros, letras con mucho sentimiento y una armonía completa sedujeron rápidamente a quienes veían por primera vez a las dos duplas de hermanos.

La nota de mayor espectáculo la dio Jamie Cullum. El músico que tiene sus orígenes en el mundo del jazz no paró de moverse un solo segundo sobre el escenario, exigió al piano -también se subió y saltó un par de veces desde ahí- y demostró su talento en otros instrumentos. Uno de los temas más aclamados fue "Don't Stop The Music", originalmente de Rihanna.


Comentarios