Bossio: “no voy a bajar los brazos” - LA GACETA Tucumán

Bossio: “no voy a bajar los brazos”

“Estoy podrido de las distracciones”, dijo Pena, que confía en sacar a San Martín adelante.

24 Ago 2015
1

ESTA VEZ NO GRAVITÓ. El capitán Lucas Bossio no pudo guiar al “santo” a conseguir su primera victoria en el Tetradecagonal. foto de daniel ponce (especial para la gaceta)

SUNCHALES (Miguel Eduardo Décima, enviado especial de LG Deportiva).- Sebastián Pena se siente impotente por no poder reencauzar el rumbo de un equipo que hasta hace pocas fechas parecía sólido y hoy navega en un mar de dudas. “Los que estuvimos en el estadio sabemos que en el primer tiempo tuvimos las chances para definir el partido y le perdonamos la vida a Unión Sunchales. Incluso hasta el primer gol de ellos, seguimos siendo superiores. Por eso, aunque le quiera hallar una explicación lógica a la chance que perdimos de sumar el primer triunfo, juro que no la encuentro. Lo que más me duele que nos vamos a Tucumán dejando esa imagen del complemento, que es terrible”, dijo el responsable táctico, que seguramente está viviendo el momento más complicado desde que llegó a los “santos”.

Pena no duda en considerar que en los primeros 45 minutos se hizo al pie de la letra lo que se había planeado. “Luego de observar el partido que ellos habían jugado contra Talleres, tratamos de lastimarlos por los sectores que creíamos que eran vulnerables. Así lo hicimos, pero desgraciadamente no pudimos concretar en la red esa superioridad. Convertimos un partido ganable en una preocupante derrota. Pero nuevamente, una distracción, una de las tantas que tuvimos en los últimos partidos, nos cuesta ese gol que fue un golpe de nocaut. Estoy cansado de las distracciones”, señaló.

El DT reconoció que ese tanto de Rubén Tarasco trastocó los planes. “Tuve que sacar a Uribe para intentar tener más la pelota en el medio, pero no lo logramos. Si tenés tantas chances y no las aprovechás, es complicado ganar”, aseveró.

“Tomatito” confesó que le da bronca que sistemáticamente se repitan los errores. “Eso que lo trabajamos durante toda la semana, incluso en doble turno. Pero lo que tengo bien en claro es que ya no pasa por cuestiones futbolísticas, son distracciones. Repito: estoy podrido de las distracciones. Esto hace que deje traslucir esta cara de impotencia. Pero no voy a bajar los brazos. Estoy dispuesto a seguir intentando revertir la situación. Yo me voy a hacer cargo de lo que me corresponde de este presente”, concluyó.

Comentarios